Ir al contenido principal

25 novelas

 


En el último número de la revista El Cultural (4-10 de marzo de 2022) viene una encuesta sobre "Las 25 mejores novelas españolas escritas por mujeres (siglos XX-XXI)". Los 15 especialistas consultados (9 mujeres y 6 hombres) tenían que dar 20 títulos de novelas, escritas por mujeres españolas, entre 1901 y 2021, en cualquiera de los idiomas oficiales. Los resultados son hasta cierto punto previsibles, sobre todo por lo que se refiere a las primeras cinco de la lista: 

1. Nada (1945), de Carmen Laforet.

2. Entre visillos (1958), de Carmen Martín Gaite.

3. La plaça del diamant (1962), de Mercé Rodoreda.

4. Primera memoria (1960), de Ana María Matute.

5. Memorias de Leticia Valle (1945) de Rosa Chacel.

De estos primeros lugares, yo hubiese cambiado algún título y alterado un poco el orden, pero en general es una selección aceptable, que no se aparta del "canon" establecido desde hace años. Las veinte novelas restantes son ya más opinables o cuestionables. Dado el sistema de votación, se repiten nombres y se tiende a dispersar títulos. Por ejemplo, Martín Gaite está representada con cuatro novelas, Chacel con tres y Rodoreda y Matute con dos. Se incorpora a la lista, en un meritorio décimo puesto, la novela Tea Rooms (1934), de Luisa Carnés, que hasta hace muy poco yacía en el olvido (fue rescatada en 2016 por la editorial asturiana Hoja de Lata). No hay ninguna novela escrita originalmente en vasco o en gallego, y solo dos en catalán (las dos de Rodoreda). De las tres primeras décadas del siglo XX solo figuran Pardo Bazán y Concha Espina.

Sin entrar a discutir a las escritoras seleccionadas, echo de menos algunas novelas que, en mi opinión, hubiesen podido formar parte de la lista. Al menos algunas de ellas. Centrándome solo en novelas publicadas en castellano a mediados del siglo XX (segmento de tiempo en el que se inscriben las cinco primeras clasificadas), citaría:  

Eulalia Galvarriato, Cinco sombras (1947)

Paulina Crusat, Mundo pequeño y fingido (1954)

Elena Quiroga, Algo pasa en la calle (1955)

Susana March, Algo muere cada día (1955)

Elena Soriano, La playa de los locos (1955)

Carmen Kurtz, Duermen bajo las aguas (1955)

Dolores Medio, El pez sigue flotando (1959)

Afortunadamente, hay "banquillo". Otra cosa es que si no se cuenta con ellas es porque muchas de sus obras llevan años sin reeditarse.  

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Estas selecciones son útiles como información para lectores. He leído (recientemente) Nada, de Laforet. Me ha fascinado. La plaza del diamante también me pareció buena las veces que la leí.
    Sin embargo hay bastantes títulos que no he leído, entre los que se mencionan. Tomo nota.
    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat