Ir al contenido principal

Una empresa terriblemente metafísica


 

Urdir una biblioteca es, sin embargo, comenzar a construir su concepto, aproximarse a una estructura pensada, una arquitectura aún en proceso: literalmente, disponer sobre el telar (la casa) los hilos (los libros) que seguramente constituirán la urdimbre (la biblioteca). En resumen: una empresa terriblemente metafísica, como recordaba Calasso al citar a Kant, que por extraño que parezca nunca se ocupó del orden ni el desorden de los libros. Qué pena. Podríamos haber dedicado otro panfleto a los anaqueles bien nutridos ya de títulos sobre el tema y luego... ¿Los habríamos mantenido en orden? ¿En qué orden? También podríamos abandonarlos entrópicamente a su desordenado e ineludible destino.

(Massimo Gatta, El desorden de los libros. Prólogo de Luigi Mascheroni. Epílogo de José Luis Melero. Traducción de Amelia Pérez de Villar. Ediciones Fórcola, 2021).

 

 

Comentarios

  1. Estos libros son tentaciones para lectores como este.
    En cuanto a formar una biblioteca, supongo que se puede hacer de muchas formas. Pueden ordenarse los libros por tamaños, colores, orden de llegada o de lectura, preferencias... O al buen tuntún.
    El libro electrónico va a suprimir muchos problemas de espacio, orden, polvo, bichos y peso (ojo a la capacidad de soportar peso de las casas, todo tiene un límite). Claro está que para perder la biblioteca ya no será necesario un incendio o una inundación. Bastará con un problema técnico, un cambio de tecnología o de formato, un asalto de virus electrónicos o el hurto del chisme.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto: el primer problema de una biblioteca es el espacio. Después vienen los otros: ordenarlos, cuidarlos, etc. Feliz Navidad entre libros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli