Ir al contenido principal

Un poema de Bolado


 

UNA PIEDRA DE PIRITA

 

No es la más bonita que tuve en la colección, pero, además, de ser la primera, es la única que se mantiene en un estante de la biblioteca. Aunque los años la fueron gastando, al mirarla relucen los filos de su historia. Me la trajo un tío desde Espinama, con el calor de quien te entrega un tesoro. Luego, al visitar la mina un día claro de verano supe por qué, siendo sólo hierro brillante, para muchos hombres era piedra de dolor. Se guardaba en ella la soledad de meses de invierno bajo tierra, viendo subir los vahos sobre el panorama nevado. Cuenta el hundimiento de Reocín en cada arista: el palacio, la iglesia; la casona con la higuera más alta, con el jardín más florido de la memoria. Siempre trae el instante último de la casa de la abuela cuando, al derrumbar sus muros centenarios, las palas de los topos salpicaron de cristales al sol. El tiempo no gasta los reflejos de la pérdida, tras la pirita los libros se acobardan en segundo plano.

 

(Xosé Bolado, Un pájaro tan ligero. Antología. Edición, selección y notas de Esther Muntañola. Bartleby Editores, 2021). 

,

Comentarios

  1. Puede que una piedra pirita guarde la soledad de meses de invierno bajo tierra. Lo raro sería que no lo hiciera. Sospecho que cada piedra y cada pizca de tierra guarda la memoria de la tierra y acaso del universo desde el principio.
    Pero esa memoria no será verbal, funcionará con "el mismo método de memoria que recomendaría Cicerón, el mismo que propusieron un gran número de escritores clásicos: la imagen ligada al espacio" (Paul Auster, La invención de la soledad); como dice la cita de Bolado: "viendo subir los vahos sobre el panorama nevado".

    https://imagoestinaqua.blogspot.com/2019/06/paul-auster-la-invencion-de-la-soledad_5.html

    ResponderEliminar
  2. Piedra y espacio, Bolado y Auster: corrientes subterráneas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)