Ir al contenido principal

Tres en una


 

Que el premio Planeta tiene poco que ver con la literatura y mucho con el marketing, lo sabíamos desde hace tiempo. Pero esta vez se han superado. Como en un circense "más difícil todavía" se han sacado de la chistera al menos tres conejos.

El primer conejo fue anunciar horas antes del fallo que la dotación económica del primer premio se elevaba a la estratosférica cifra de un millón de euros, más que el Nobel, erigiéndose así en el premio mejor pagado del planeta (disculpen el chiste).  

El segundo conejo en realidad son tres. El jurado, integrado por destacadas personalidades del mundo de las letras (no lo olvidemos), eligió como obra ganadora, entre los 654 originales presentados al premio (hay que ver la cantidad de ingenuos que aún sucumbe a las sirenas planetarias), un thriller histórico firmado con el pseudónimo de Sergio López. Abierto el sobre resultó -¡oh, feliz coincidencia-  que el tal López era Carmen Mola, pseudónimo femenino de grandes éxitos de ventas y tras el que se esconden tres hombres (Jorge Díaz, Antonio Mercero y Agustín Martínez), guionistas de series televisión, entre otras cosas. Ahora se entiende lo de la cuantía del premio.

El tercer conejo ha sido una astuta maniobra empresarial. Galardonando a Carmen Mola te haces con un "autora" que hasta hace nada publicaba sus exitosas y truculentas novelas en una importante editorial de la competencia: Alfaguara, perteneciente al grupo Penguin Random House. En cuanto a la finalista, la novelista Paloma Sánchez-Garnica, es una conocida autora de Planeta, así que todo queda en casa.

¿Y para el año que viene qué bombazo nos preparan? Ni idea. Pero he aquí una. Si yo fuera un alto ejecutivo de Planeta (que es obvio que no lo soy) no perdería el tiempo y desde ya mismo (no fuera que se adelanten otros) le haría una proposición formal (por no decir indecente) a Silvia Caballol. Como es sabido Caballol es la escritora de novelas porno-satánicas de la que se enamoró el exobispo de Solsona.  Pues bien, le propondría escribir, siguiendo la moda, una novela entre la autoficción, el romance erótico, el thriller conspiranoico y, sobre todo, mucho morbo.   

En cualquier caso, me quito el sombrero ante la audaz visión comercial de la editorial Planeta y, por supuesto, felicito a los ganadores, que se han llevado una buena pasta con su novela escrita en comandita titulada La bestia.  

ADENDA (Movimientos de última hora). La librería madrileña Mujeres y Compañía, especializada en obras escritas por mujeres, acaba de anunciar su decisión de retirar de su tienda los libros de Carmen Mola, al descubrir que son tres varones. Así que Mola ya no les mola (disculpen, otra vez). Por otro lado, parece ser que Penguin Random House prepara su venganza exprés, incluso se habla ya de algún peso pesado. Al parecer el conglomerado alemán tendría la intención de birlarle al grupo rival uno de sus autores estrella: Santiago Posteguillo (no es pseudónimo), premio Planeta 2018 y afamado escritor de novelas de romanos.  

   

Comentarios

  1. He pasado de la sonrisa a la risa con la noticia de que retiran los libros de Carmen Mola de una librería exclusivamente dedicada a autoras. ¡Deberían sentirse orgullosas de que hagan falta tres hombres para hacerse pasar por una mujer!
    Leí un libro de este equipo. Me pareció "Un pastiche de tipos y situaciones de las novelas y, sobre todo, de las películas y teleseries del género policial". Ahora lo comprendo.

    https://imagoestinaqua.blogspot.com/2021/03/carmen-mola-la-novia-gitana.html



    ResponderEliminar
  2. Echarse unas risas de vez en cuando es cosa saludable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV