Ir al contenido principal

Gran pregunta

 


 "A veces me pregunto en qué pensaría Dios cuando inventó a los hombres."

(Rita Hayworth en Fuego escondido, 1957, de Robert Parrish. Guion de Irwin Shaw sobre la novela de Max Catto). 

Comentarios

  1. Sympathy for the DÉBIL7/10/21, 20:35

    Detesto por igual en hombres y mujeres esos estereotipados comentarios que implican una insana y trasnochada confrontación entre sexos. Me quedo con el tono conciliador de Mark Twain en "El diario de Adán y Eva": Después de todos estos años, veo que estaba equivocado con Eva al principio; es mejor vivir fuera del jardín con ella que dentro de él sin ella.

    ResponderEliminar
  2. Y mejor aún: Vivir con Eva en el jardín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. the last of the Mohicans8/10/21, 18:10

      Obviamente; Twain no parece contemplar esa opción sabedor como era del peaje que tendría que pagar: Someterse a los designios, vigilancia y escrutinio del dios-Sauron y su alargado brazo. Ya comprendes lo que quiero decir; no cambiar de señores sino no tener ninguno.

      Eliminar
  3. A mí, en cambio, me maravilla considerar en qué podría estar pensando Dios cuando creó a Rita Hayworth.

    https://youtu.be/gUuda4mbRcA Rita Hayworth: Amado mío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el perru de Pavlov8/10/21, 23:42

      No está mal del todo, pero me quedo con Audrey y su "Moon River" en desayuno con diamantes.

      https://www.google.com/search?q=Audrey+hepburn+moon+river&sxsrf=AOaemvJT1BgK4au9MrJRLuMDo9nZm4OSXA%3A1633728431438&ei=r7dgYdKkGu6OlwSHtY_IAQ&oq=Audrey+hepburn+moon+river&gs_lcp=ChNtb2JpbGUtZ3dzLXdpei1zZXJwEAMyCAguEIAEEJMCMgUIABCABDIFCAAQgAQyBQgAEIAEMgUIABDLATIFCAAQywEyBQgAEMsBMgUIABDLAToECAAQRzoKCC4Q6gIQJxCTAjoHCC4Q6gIQJzoHCCMQ6gIQJzoNCC4QxwEQrwEQ6gIQJzoHCC4QJxCTAjoECC4QJzoECCMQJzoECC4QQzoKCC4QxwEQrwEQJzoNCC4QxwEQrwEQJxCTAjoKCC4QsQMQgwEQQzoECAAQQzoKCC4QsQMQQxCTAjoOCC4QgAQQsQMQxwEQowI6CwgAEIAEELEDEIMBOggIABCABBCxAzoHCC4QsQMQQzoLCC4QgAQQsQMQgwE6BQguEIAEOggILhCABBCxA1C1HVitpwFghbQBaAJwAXgDgAGAAogB1TeSAQcwLjI2LjExmAEAoAEBsAEPyAEIwAEB&sclient=mobile-gws-wiz-serp

      Eliminar
  4. Me quedo con ambas, y aún añadiría otras (p. ej. Silvana Mangano en "Arroz amargo": https://www.youtube.com/watch?v=TqdPPNCQ7tc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El suyo, don Jorge, es un criterio ecuánime, generoso, universalista. Tiene razón: en esta materia todo sectarismo es absurdo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra