Ir al contenido principal

El sentido de escribir


                                                  Avelino Hernández Lucas (Valdegeña, Soria, 1944 - Selva, Mallorca, 2003)

 

Para esa existencia que quiero -que vivo- escribir es igual que respirar, igual que amar, que comer, que pasear, que conversar, que leer, que pensar, que reír, que jugar, que disfrutar la luna llena sobre la bahía, que saciarse del canto de los ruiseñores por mayo en la albufera, o del silencio de la noche, o del cine de Eisenstein o de la música de cámara de Dvorak... Una posibilidad en el vivir. Un placer asequible. Y, como tal, cada vez más, lo abordo: el escribir, como un hecho contingente y placentero; en función del día, en función del momento. Lejos, cada vez más lejos, de cualquier ambición, de cualquier pretensión trascendente, de cualquier voluntad de perduración, de cualquier sueño o propósito cuya consecución exija navegar en aguas que acarrean al ánimo desasosiego, desazón, inquietud o zozobra. (...).

Tal es el sentido de mi escribir.

(También por esto se paga un precio inevitable en la república de las letras).


(Teresa Ordinas Montojo, Avelino Hernández. Desde Soria al mar. Rimpego, 2021).

Comentarios

  1. Molt ben explicat el plaer que es deu sentit al escriure

    ResponderEliminar
  2. Certament. M'agrada en especial quan diu: "Una posibilidad en el vivir. Un placer asequible".

    ResponderEliminar
  3. Estupendas palabras. Convincentes.

    Muchos escritores han querido explicar lo que es escribir. Por ejemplo, Italo Calvino:
    "El arte de escribir historias está en saber extraer de lo poco que se ha comprendido de la vida todo el resto; pero terminada la página se reanuda la vida y nos damos cuenta de que lo que sabíamos es desde luego bien poco". El caballero inexistente.

    Es posible que, en el fondo, Calvino se refiriese a algo no muy diferente a lo que expresaba Josep Pla con estas palabras: "La sinistra tendència que té la vida humana a convertir-se en ficció fa que l'existència sigui molt complexa i estranya". El geni del país i altres proses.

    Como lector empedernido admiro a quienes escriben y sospecho que es un arte difícil, esforzado y duro. Claro que ni siquiera este pensamiento es mío del todo. Me lo dijo Mark Twain: "Ya no os voy a contar nada más, porque os he contado más de lo que imaginaba. Si llego a saber que escribir iba a ser tan fastidioso, no lo habría intentado siquiera". Las aventuras de Huckleberry Finn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He reunido unas cuantas citas de varios autores sobre el escribir, aquí:
      https://imagoestinaqua.blogspot.com/search/label/escribir



      Eliminar
  4. Gracias, Sal, por tus comentarios tan bien apoyados en citas literarias. Las palabras de Avelino Hernández sobre el hecho de escribir distan mucho del mito trascendente del que hablan sobre todo escritores petulantes. Yo, claro está, estoy más con Avelino Hernández y su sentido de escribir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV