Ir al contenido principal

El sentido de escribir


                                                  Avelino Hernández Lucas (Valdegeña, Soria, 1944 - Selva, Mallorca, 2003)

 

Para esa existencia que quiero -que vivo- escribir es igual que respirar, igual que amar, que comer, que pasear, que conversar, que leer, que pensar, que reír, que jugar, que disfrutar la luna llena sobre la bahía, que saciarse del canto de los ruiseñores por mayo en la albufera, o del silencio de la noche, o del cine de Eisenstein o de la música de cámara de Dvorak... Una posibilidad en el vivir. Un placer asequible. Y, como tal, cada vez más, lo abordo: el escribir, como un hecho contingente y placentero; en función del día, en función del momento. Lejos, cada vez más lejos, de cualquier ambición, de cualquier pretensión trascendente, de cualquier voluntad de perduración, de cualquier sueño o propósito cuya consecución exija navegar en aguas que acarrean al ánimo desasosiego, desazón, inquietud o zozobra. (...).

Tal es el sentido de mi escribir.

(También por esto se paga un precio inevitable en la república de las letras).


(Teresa Ordinas Montojo, Avelino Hernández. Desde Soria al mar. Rimpego, 2021).

Comentarios

  1. Molt ben explicat el plaer que es deu sentit al escriure

    ResponderEliminar
  2. Certament. M'agrada en especial quan diu: "Una posibilidad en el vivir. Un placer asequible".

    ResponderEliminar
  3. Estupendas palabras. Convincentes.

    Muchos escritores han querido explicar lo que es escribir. Por ejemplo, Italo Calvino:
    "El arte de escribir historias está en saber extraer de lo poco que se ha comprendido de la vida todo el resto; pero terminada la página se reanuda la vida y nos damos cuenta de que lo que sabíamos es desde luego bien poco". El caballero inexistente.

    Es posible que, en el fondo, Calvino se refiriese a algo no muy diferente a lo que expresaba Josep Pla con estas palabras: "La sinistra tendència que té la vida humana a convertir-se en ficció fa que l'existència sigui molt complexa i estranya". El geni del país i altres proses.

    Como lector empedernido admiro a quienes escriben y sospecho que es un arte difícil, esforzado y duro. Claro que ni siquiera este pensamiento es mío del todo. Me lo dijo Mark Twain: "Ya no os voy a contar nada más, porque os he contado más de lo que imaginaba. Si llego a saber que escribir iba a ser tan fastidioso, no lo habría intentado siquiera". Las aventuras de Huckleberry Finn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He reunido unas cuantas citas de varios autores sobre el escribir, aquí:
      https://imagoestinaqua.blogspot.com/search/label/escribir



      Eliminar
  4. Gracias, Sal, por tus comentarios tan bien apoyados en citas literarias. Las palabras de Avelino Hernández sobre el hecho de escribir distan mucho del mito trascendente del que hablan sobre todo escritores petulantes. Yo, claro está, estoy más con Avelino Hernández y su sentido de escribir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat