Ir al contenido principal

El fuego de la alegría

              Clive James (1939-2019) (The Fire of Joy, Picador, 2020. Fotos: Izquierda, Desconocido; Derecha, Claerwen James)

 

Hasta hace muy poco no había en el mercado ningún libro del escritor Clive James traducido al español, una anomalía literaria realmente difícil de explicar. Finalmente esta clamorosa carencia se ha solventado gracias a la publicación, por parte de la editorial Pre-Textos, de una excelente selección bilingüe de sus últimos poemas titulada Fin de fiesta, a cargo de Luis Castellví Laukamp.

Aunque nacido en Australia en 1939 Clive James vivió a partir de 1962 en Inglaterra, donde se dio a conocer como colaborador en prensa, televisión y radio. Escribió ensayos culturales, crítica literaria, libros de viaje, traducciones, novelas, letras de canciones y poemas. Entre sus cinco textos autobiográficos el más conocido es el primero, Unriable Memoirs (1980), que no ha dejado de reimprimirse desde entonces. 

Pero sin duda su obra cumbre en prosa es Cultural Amnesia (2007), una vasta recopilación (casi novecientas páginas) de iluminadores ensayos acerca de un centenar de autores, desde filósofos a novelistas pasando por artistas y poetas, en su mayoría pertenecientes al siglo XX. Es de esperar que algún día esta fundamental obra para la comprensión de nuestro tiempo (y de todos los tiempos) sea tenida en cuenta por alguna de nuestras beneméritas editoriales (pienso, por ejemplo, en Acantilado o Siruela).    

En la última década de su vida Clive James se dedicó con ahínco a la poesía, publicando varios poemarios que tuvieron un estimable éxito de público y crítica. De todos ellos sobresalen Sentenced to Life (2015) e Injury Time (2017), que tratan con gran belleza formal e inusual franqueza y lucidez temas como la muerte, la vejez o la enfermedad.  

The Fire of Joy (2020) es un peculiar libro póstumo en el que se recogen, como dice el subtítulo, "alrededor de ochenta poemas para aprender de memoria y recitar en voz alta", y que James fue escogiendo y comentando cuando ya estaba muy enfermo. En el libro se incluyen desde poemas que aprendió en la escuela hasta otros que le consolaron en sus últimos días. Versos sonoros de autores de habla inglesa, famosos o desconocidos, notables por su ritmo y musicalidad. (El título, como dice James en el prólogo, proviene de la expresión francesa feu de joie, que alude a una celebración militar en la que los fusileros de un regimiento disparan uno tras otro en rapidísima sucesión).

Personalmente me ha resultado una grata sorpresa encontrar en dicha selección el poema "War of Nerves" de Frederic Prokosch, escritor al que dediqué mi libro La mariposa en el mapa (Luna de Abajo, 2018). En su comentario al poema de Prokosch James dice que sus limitaciones son redimidas por la destreza técnica, y destaca dos versos en concreto: uno The ballerina plunges the calming needle into her arm; el otro es el que cierra el poema: Waiting to calm the sleepy and to bless the still asleep.

Y otra rareza. Entre los autores que incorpora Clive James en The Fire of Joy figura un poeta ficticio. Se trata de Bill Tipple, singular personaje que aparece en el libro Drayneflete Revealed (1951) de Osbert Lancaster. El poema de Tipple se titula "crackup in barcelona"; y es una punzante parodia, desde un punto de vista conservador, de los poemas vanguardistas sobre la Guerra Civil española, comunes entre los poetas británicos izquierdistas de los años treinta.               

Comentarios

  1. Ya estoy deseando leer a Clive James, hasta que he leído tu entrada no sabía nada de este autor. Gracias.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Merece la pena, ya verás.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori