Ir al contenido principal

Palou: carne apaleada

En la película Con todos los honores (Todd Robinson, 2019), el personaje interpretado por Samuel L. Jackson dice: "El suicidio no tiene futuro". Puede que sea así en términos generales, pero no tanto en el campo de la literatura. Desde antiguo los escritores que optaron por quitarse la vida han adquirido una cierta aura o plus de reconocimiento que los hace más singulares y relativamente perdurables. Incluso para algunos de ellos ha supuesto, al margen de su valía literaria, un pasoporte a la posteridad. En cambio las muertes por causas naturales se consideran irrelevantes por ser las más comunes. Hay libros que reúnen biografías de escritores suicidas, pero no conozco ninguno que agrupe, por ejemplo, a los escritores muertos por infarto de miocardio. El suicidio es siempre excepcional y conlleva un inevitable halo de fatalidad. En consecuencia, los escritores y escritoras suicidas han ejercido, sin ellos pretenderlo, una especie de fascinación morbosa, al menos en algunos lectores. Algo parecido sucede con los autores de vidas prematuramente truncadas, disolutas, víctimas del alcohol o de las drogas o ambas cosas a la vez. Aunque no siempre es así.

 


 

La escritora Inés Palou tuvo una vida accidentada y un final trágico y, sin embargo, hoy en día apenas nadie la recuerda. Palou nació en Agramunt (Lleida) en 1923, en el seno de una familia de clase media. Estudió Comercio y Peritaje Mercantil y tuvo varios empleos relacionados con sus estudios. En una de las empresas en las que trabajó fue acusada de estafa, aunque ella defendió ante el tribunal que la juzgó que no había cometido ningún delito. Fue condenada y pasó una larga temporada en la prisión de mujeres de Barcelona. Este encarcelamiento la marcó de por vida. Allí sufrió humillaciones por parte de reclusas y más de un castigo por rebeldía. Allí empezó a escribir y conoció a la mujer que se convertiría en el amor de su vida y a la que dedica su primera novela, Carne apaleada (1975).

 

A SENTA...

que al entrar en mi vida, 

la fuente tornó río; 

la ceniza, brasa viva:

y en el latir de mi sangre

puso un trote

de Pegasos desbocados.

Donde se encuentre...

¡Dios la proteja! 

 


 

Carne apaleada narra las experiencias de Berta, alter ego de su autora, en un estilo seco y duro en la línea de El astrágalo de la francesa Albertine Sarrazin, que en cierta medida inició a mediados de los años sesenta la subtemática de novela carcelaria de mujeres, aunque es muy posible que Palou no la hubiese leído. La novela se publicó en la editorial Planeta y gozó de un succès de scandale. En 1978 se rodó una película basada en la novela. Fue dirigida por Javier Aguirre e interpretada por Esperanza Roy en el papel de Berta y Bárbara Rey en el de su amante Xenta. Inés Palou escribió otra novela, Operación Dulce, en la que vuelve a incidir en el mundo delictivo y marginal al narrar un atraco visto desde dentro. La novela salió póstuma en noviembre de 1975, pues su autora se había quitado la vida un par de meses antes.    

 


 

Al salir de la cárcel Inés Palou se encontró descolocada. Dolida y confusa se sumergió en un ambiente casi lumpen y en un infierno particular donde no habitaba su amada Senta. Había firmado un cheque sin fondos y temía ir de nuevo a la cárcel. Estuvo vagando como alma en pena hasta recalar en la localidad barcelonesa de Gelida. Allí tomó la decisión. Se tumbó atravesada en los raíles del ferrocarril y esperó impasible a que pasara el primer tren. Su cuerpo quedó tan destrozado que no se le pudo hacer la autopsia. Se la reconoció por su carné de identidad. 

Poco antes de suicidarse le había escrito al editor Lara diciéndole: "Le ofrezco en bandeja de plata el éxito para el próximo premio Planeta". Pero no hubo premio para Palou. El Planeta lo ganó aquel año Mercedes Salisachs con La gangrena. Sin embargo, Operación Dulce también alcanzó el éxito: salió con una tirada de 10.000 ejemplares, se hicieron tres ediciones en un mes y se reeditó al año siguiente en Círculo de Lectores. 

La segunda y más larga dedicatoria que hace la autora en Carne apaleada terminaba diciendo : 

 

A TODAS ELLAS, que no son tan malas como parecen

ni tan viciosas y perversas como las juzgan.

Sino simplemente mujeres. Mujeres que tuvieron que elegir y eligieron.

Con mi  comprensión, con mi amor. Porque son mi gente,

y los prefiero a los demás, a los perfectos, a los impolutos...

Quien se sienta limpio de toda culpa...

        que arroje la primera piedra.

Comentarios

  1. Gracias, Jorge por la crónica de Palou. No sabía de esta escritora, espero conocer más a fondo su obra y vida. Tu entrada es el punto de partida. En la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña, tenemos precisamente un programa de audios, Eugenia Tusquets, la periodista de la revista Librújula, Susana Picos, y yo, para rescatar escritoras olvidadas. Y desde luego le vamos a dedicar un programa. Aquí te dejo el último Espejo de letras, dedicado a Elisabeth Mulder https://www.ivoox.com/elisabeth-mulder-exploracion-elegante-del-lenguaje-audios-mp3_rf_67440794_1.html
    En cuanto al suicidio, quitarse la vida por propia mano es un drama que nos conmueve, pues contraviene el instinto de supervivencia.

    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, Marga, por tu comentario. Me parece una excelente iniciativa la de recuperar escritoras olvidadas. Hay mucha tarea por delante. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.