Ir al contenido principal

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión. 

Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que:

Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.   

Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista":

La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto.

Entre las señales más importantes están las fijas y las manuales. 

1) Señales fijas

Son las que, de modo permanente o temporal, están colocadas en puntos determinados de la vía o de las estaciones. Las hay de diversas clases: avanzadas, de parada absoluta, de bloqueo automático, permisivas... Especial atención requieren las de limitación de velocidad y de paradas temporales, tales como estas:

 


 

2) Señales manuales.

Se incluyen en este grupo, entre otras, las de parada, precaución y vía libre. Ojo a las órdenes de maniobra que da el Jefe de Estación o Factor de circulación al Maquinista: 

 


 

Además, de las señales de carácter general, hay que tener en cuenta las específicas de determinadas líneas ferroviarias. Por ejemplo estas:  

 

 

25. Madrid a Hendaya.

26. Zaragoza a Barcelona (por Caspe)

27. Barcelona a Cerbère.

28. Barcelona a Empalme (por Mataró).  

 

En cualquier caso, si este reglamento no sirve, hay otros. 

 

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…