Ir al contenido principal

Botella Pastor

                                                                        Virgilio Botella Pastor (1906-1996)
 

Se vienen publicando últimamente libros, como la novela El tango de Dien Bien Phu, de David Castillo o la recopilación de historias reales Y ahora, volved a vuestras casas, de Evelyn Mesquida, en los que se rescatan historias desconocidas y azarosas de españoles republicanos derrotados que tuvieron que pasar a Francia al terminar la guerra civil. Pero ya antes hubo intentos en el campo de la ficción por relatar las peripecias de estos miles de españoles en los campo de internamiento del sur de Francia, su alistamiento en la Legión, las compañías de trabajo o los regimientos de marcha una vez comenzada la II Guerra Mundial; así como su lucha contra los nazis y su participación en la Resistencia, el maquis o en los servicios de apoyo e inteligencia aliados. El escritor Botella Pastor quiso plasmarlo en una serie de novelas que constituyen uno de los corpus narrativos más ambiciosos y globales de esta temática.

Virgilio Botella Pastor, nacido en Alcoy en 1906, fue antes de la guerra capitán de Intendencia de la Armada y secretario general adjunto de la delegación de España en la Asamblea General de la Sociedad de Naciones en Ginebra. Durante la guerra fue destinado a la base naval de Roses. A su término logró pasar a México, donde desempeñó varios empleos y oficios: vendedor, impresor, gerente de una empresa textil... En 1945 fue nombrado director general de los Servicios Administrativos del Gobierno Republicano Español en el Exilio, y en 1956 ingresó en la Unesco como funcionario internacional. Regresaría a España temporalmente en 1976, y se instalaría en ella definitivamente a partir de 1985. Murió a los noventa años en Gijón (Asturias), donde residía con gran discreción.

Botella Pastor se dio a conocer al público en España en 1978 con la publicación, en la editorial barcelonesa Argos, de su novela Tiempo de sombras, primera de la trilogía "El Destierro y la II Guerra Mundial". Esta novela le llevó veinte años,de 1956 a 1976, escribirla; si bien antes y despues de estas fechas fue sacando otros novelas enclavadas en diferentes ciclos narrativos: "La guerra", "La huída", y "El destierro". Una de sus primeras novelas, Por qué callaron las campanas (1953), lleva un título que es como el reverso de otro muy conocido de Hemingway. Tiempo de sombras narra las diferentes trayectorias de varios personajes en diferentes escenarios, desde el campo de concentración de Argelès-sur-Mer al de exterminio de Mauthausen. Como se dice en los paratextos: "La obra es a la vez documento y ficción, testimonio y mito, vida, sueño y fantasía. En ella se pasa constantemente de lo objetivo a lo subjetivo, del hecho histórico a su significado legendario, en forma cálida y vivaz, convirtiendo la historia a secas en una entrañable epopeya llena de humanidad".  

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV