Ir al contenido principal

Exbrayat

                                                                            Charles Exbrayat (1906-1989)

 

A lo largo de los años sesenta y setenta, en los expositores de libros de bolsillo en lengua extranjera de librerías y kioscos raramente faltaban ejemplares de dos populares novelistas franceses: Cecil Saint-Laurent, con su serie histórica de Caroline chérie, y Charles Exbrayat, con sus novelas policíacas o de espionaje.

Una de las características literarias de Exbrayat era una atractiva combinación de intriga y humor con algo de extravagancia. Algunos de sus títulos traducidos al castellano así parecen indicarlo: ¿Le gusta la pizza?, Amor y esparadrapo o Chewing-gum y spaghetti. Pero también cultivó la típica novela negra, con villanos cínicos, intimidantes matones y peligrosas femmes fatales. Una de ellas es ¿Se acuerda usted de Paco?, publicada en España en 1964 por la Editorial Juventud, con traducción de Mariano Orta Manzano, y que había sido galardonada en 1958 con el "Grand Prix du Roman d'Aventures". La novela está ambientada en Barcelona; aunque no suele mencionarse a Exbrayat entre los autores extranjeros que escogieron la ciudad condal a la hora de localizar alguna de sus obras. El protagonista es el inspector Miguel Lluji, un tipo más bien gris obsesionado con averiguar la desaparición de su amigo y confidente Paco:

"Miguel cazcaleaba por la calle de Platerías, que lo llevaría a la Vía Layetana, donde se encontraba la Jefatura Superior de Policía. No experimentaba el menor deseo de regresar a su despacho, porque se sentía incapaz de interesarse por otra cosa que no fuera la suerte de Paco, y sus subordinados se bastaban para arreglar los pequeños asuntos de trámite. Pero ¿adónde ir? ¿A quién interrogar para tratar de enterrse de algo?" 

Varias de las obras de Exbrayat fueron adaptadas al cine con diversa fortuna, entre ellas El asesino está en la guía (Léo Joanon, 1962), con Fernandel; y Adorable idiota (Edouard Molinaro, 1964), con Brigitte Bardot y Anthony Perkins. Pero la más disparatada adaptación cinematográfica es la coproducción hispano-francesa, dirigida por el inefable Jesús Franco en 1963, precisamente de ¿Conoce usted a Paco?. Para empezar, el título con el que circuló en España la película fue Rififí en la ciudad y solo tiene que ver con el filme Rififí (Jules Dassin, 1955) en que el protagonista es el mismo: el actor belga Jean Servais. Tampoco la ciudad es Barcelona. Merced a la imaginación de los guionistas la acción se traslada a una innominada república bananera del Caribe. A partir de aquí cualquier fidelidad a la novela de Exbrayat es pura coincidencia. El despropósito apenas se salva por la profesionalidad de sus dos intérpretes principales: Fernando Fernán Gómez (en el papel del policía Lluji, aquí apellidado Mora) y el ya citado Jean Servais (como el mafioso antagonista, aquí llamado Maurice Leprince).      

Comentarios

  1. Intriga, humor y extravagancia hacen un trío de cualidades que me parecen irresistibles.

    ResponderEliminar
  2. No es mala combinación, y nada fácil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.