Ir al contenido principal

Exbrayat

                                                                            Charles Exbrayat (1906-1989)

 

A lo largo de los años sesenta y setenta, en los expositores de libros de bolsillo en lengua extranjera de librerías y kioscos raramente faltaban ejemplares de dos populares novelistas franceses: Cecil Saint-Laurent, con su serie histórica de Caroline chérie, y Charles Exbrayat, con sus novelas policíacas o de espionaje.

Una de las características literarias de Exbrayat era una atractiva combinación de intriga y humor con algo de extravagancia. Algunos de sus títulos traducidos al castellano así parecen indicarlo: ¿Le gusta la pizza?, Amor y esparadrapo o Chewing-gum y spaghetti. Pero también cultivó la típica novela negra, con villanos cínicos, intimidantes matones y peligrosas femmes fatales. Una de ellas es ¿Se acuerda usted de Paco?, publicada en España en 1964 por la Editorial Juventud, con traducción de Mariano Orta Manzano, y que había sido galardonada en 1958 con el "Grand Prix du Roman d'Aventures". La novela está ambientada en Barcelona; aunque no suele mencionarse a Exbrayat entre los autores extranjeros que escogieron la ciudad condal a la hora de localizar alguna de sus obras. El protagonista es el inspector Miguel Lluji, un tipo más bien gris obsesionado con averiguar la desaparición de su amigo y confidente Paco:

"Miguel cazcaleaba por la calle de Platerías, que lo llevaría a la Vía Layetana, donde se encontraba la Jefatura Superior de Policía. No experimentaba el menor deseo de regresar a su despacho, porque se sentía incapaz de interesarse por otra cosa que no fuera la suerte de Paco, y sus subordinados se bastaban para arreglar los pequeños asuntos de trámite. Pero ¿adónde ir? ¿A quién interrogar para tratar de enterrse de algo?" 

Varias de las obras de Exbrayat fueron adaptadas al cine con diversa fortuna, entre ellas El asesino está en la guía (Léo Joanon, 1962), con Fernandel; y Adorable idiota (Edouard Molinaro, 1964), con Brigitte Bardot y Anthony Perkins. Pero la más disparatada adaptación cinematográfica es la coproducción hispano-francesa, dirigida por el inefable Jesús Franco en 1963, precisamente de ¿Conoce usted a Paco?. Para empezar, el título con el que circuló en España la película fue Rififí en la ciudad y solo tiene que ver con el filme Rififí (Jules Dassin, 1955) en que el protagonista es el mismo: el actor belga Jean Servais. Tampoco la ciudad es Barcelona. Merced a la imaginación de los guionistas la acción se traslada a una innominada república bananera del Caribe. A partir de aquí cualquier fidelidad a la novela de Exbrayat es pura coincidencia. El despropósito apenas se salva por la profesionalidad de sus dos intérpretes principales: Fernando Fernán Gómez (en el papel del policía Lluji, aquí apellidado Mora) y el ya citado Jean Servais (como el mafioso antagonista, aquí llamado Maurice Leprince).      

Comentarios

  1. Intriga, humor y extravagancia hacen un trío de cualidades que me parecen irresistibles.

    ResponderEliminar
  2. No es mala combinación, y nada fácil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra