Ir al contenido principal

Imperecederos textos roqueños

Federico de Botella y de Hornos (1822-1899)


Saber de saberes, la geología aplicada a la paleogeografía se convertía en una poderosa herramienta en manos de agudos observadores y arriesgados hermeneutas como Federico de Botella, a cuyo entender,

... en las alteraciones de costas, fronteras y territorios, en los cambios de la forma, situación y relaciones de los múltiples accidentes orográficos, el historiador ha de encontrar con seguridad la causa de conexiones oscuras y enigmáticas, la explicación de extrañas migraciones y la solución de no pocos problemas no alcanzada todavía por desconocerse el valor de los factores o no fijarse debidamente en esos imperecederos textos roqueños que por bruscos y potentes que hayan sido los trastornos de la corteza terrestre, han quedado siempre como hitos más o menos marcados por donde puede enlazarse el pasado con el presente.

Elocuente y visionario, historiador de la península remota y hombre preocupado por la desertificación avant la lettre, Botella buscaba "esclarecer las relaciones que nos unieron a algunos otros territorios y arrojar alguna luz sobre no pocos de los problemas físicos que presenta la estructura de nuestra Península, descifrando aquellas "conexiones oscuras y enigmáticas" y enlazando efectivamente "el pasado con el presente". Lo hizo, sin duda, e incluso avanzó otras preocupaciones, formando estampas que evocan esa imagen genuina de la meseta, el interior peninsular como un mar petrificado, el símil persistente de la soledad (y la sed) de quien está rodeado de un paisaje árido o en mitad del océano, el imaginario noventayochista que Sergio del Molino ha recreado recientemente en su estimulante ensayo La España vacía.

(Juan Pimentel, Fantasmas de la ciencia española. Marcial Pons-Fundación Jorge Juan, Madrid, 2020).

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli