Ir al contenido principal

Imperecederos textos roqueños

Federico de Botella y de Hornos (1822-1899)


Saber de saberes, la geología aplicada a la paleogeografía se convertía en una poderosa herramienta en manos de agudos observadores y arriesgados hermeneutas como Federico de Botella, a cuyo entender,

... en las alteraciones de costas, fronteras y territorios, en los cambios de la forma, situación y relaciones de los múltiples accidentes orográficos, el historiador ha de encontrar con seguridad la causa de conexiones oscuras y enigmáticas, la explicación de extrañas migraciones y la solución de no pocos problemas no alcanzada todavía por desconocerse el valor de los factores o no fijarse debidamente en esos imperecederos textos roqueños que por bruscos y potentes que hayan sido los trastornos de la corteza terrestre, han quedado siempre como hitos más o menos marcados por donde puede enlazarse el pasado con el presente.

Elocuente y visionario, historiador de la península remota y hombre preocupado por la desertificación avant la lettre, Botella buscaba "esclarecer las relaciones que nos unieron a algunos otros territorios y arrojar alguna luz sobre no pocos de los problemas físicos que presenta la estructura de nuestra Península, descifrando aquellas "conexiones oscuras y enigmáticas" y enlazando efectivamente "el pasado con el presente". Lo hizo, sin duda, e incluso avanzó otras preocupaciones, formando estampas que evocan esa imagen genuina de la meseta, el interior peninsular como un mar petrificado, el símil persistente de la soledad (y la sed) de quien está rodeado de un paisaje árido o en mitad del océano, el imaginario noventayochista que Sergio del Molino ha recreado recientemente en su estimulante ensayo La España vacía.

(Juan Pimentel, Fantasmas de la ciencia española. Marcial Pons-Fundación Jorge Juan, Madrid, 2020).

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)