Ir al contenido principal

Una historia de la literatura (II)



Extractos (comentados) de Historia de la Literatura por Edelvives (1958):

ANACREONTE. "Murió de edad avanzada -alcanzó los ochenta y cinco años-, según algunos, ahogado con el orujo de un grano de uva.
(De algo tenía que morir, a tan avanzada edad, cierto; pero de esta manera... ya es mala suerte).

ESQUILO. Sus obras "debieron infundir en los espectadores impresiones escalofriantes".
(Como en las películas de terror de la Hammer).

SÓFOCLES. "Cuéntase que siendo ya octogenario sus hijos, codiciosos de administrar sus bienes, le acusaron de demencia senil, y él, como única defensa, leyó ante el tribunal de los jueces parte de la tragedia Edipo en Colona, que acababa de componer. Los jueces, maravillados de la lectura, le absolvieron."
(Esto sí que es tener poder de persuasión. Y muy mal lo de los hijos).

JENOFONTE. Sus obras "están escritas en un estilo de elegante superficialidad".
(Tal vez fuese el primero en poseer tal estilo, pero desde entonces ha tenido multitud de seguidores).

CICERÓN. "Reconciliados entre sí Octavio y Marco Antonio, Cicerón fue puesto en la lista de los proscritos y luego asesinado por unos satélites del último".
(El satélite que más nos sonaba entonces, a parte de la Luna, era el Sputnik).

PRUDENCIO. "Llevó una juventud muy borrascosa".
(El joven Prudencio no era muy prudente -ya lo sé, es un chiste fácil-. Lo de "borrascosa" me recordaba a la película Vidas borrascosas, que es el título con el que se estrenó en España Peyton Place, protagonizada por una madura e insinuante Lana Turner. En la clasificación moral de la época debió alcanzar un 3R (para mayores con reparos), como mínimo. De Prudencio venía en el libro un pasaje de la Psicomaquia ("Combate entre la Castidad y la Lujuria"), una de cuyas estrofas decía:

Escóndete en las sombras del abismo,
pues nada sirven ya tus asechanzas;
muere, infeliz Ramera, y el Averno
será de tal furor digna morada.

Acerca del significado de la palabra Averno no teníamos ni idea; pero de Ramera, sí. Todos habíamos consultado por nuestra cuenta, en el diccionario, la palabra "puta"; y nos habíamos encontrado con el famoso "Véase. Ramera"; y al ir a "ramera" la definición era: "Mujer que comercia con su cuerpo"; lo que no nos aclaraba mucho, la verdad).

ALFONSO X. La cantiga que cuenta "la historia de un monje muy devoto de la Virgen, que se extasía oyendo el dulce canto de un pájaro, y cuando regresa a su celda se da cuenta de que han transcurrido trescientos años en aquel tiempo que él creía de breves instantes".
(Maravillosa historia que parece un cuento chino. Luego la he leído recreada o plagiada por diferentes autores).

DIEGO DE SAN PEDRO. En Cárcel de Amor, el joven protagonista, Leriano, se suicida lentamente bebiéndose una copa que contiene las cartas de su amada hechas trizas.
(No debe ser nada fácil beberse la correspondencia, por más que sea la de tu amada. La imagen, empero, me dejo impactado).

LUCAS FERNÁNDEZ. Del Auto de la Pasión, se nos muestran unos versos en los que se describe al Señor:

Lágrimas, sangre y sudor
era el matiz de su gesto.  

(Esto fue mucho antes de que Winston Churchill hiciera famosa la expresión "sangre, sudor y lágrimas". Curioso).

(Continuará)

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.