Ir al contenido principal

Leer en tiempo de coronavirus

Desde que empezaron las medidas de confinamiento a causa del COVID-19, han aparecido en los medios de comunicación y redes sociales gran número de recomendaciones de libros para entretener las largas horas de reclusión forzosa. Por lo general estas listas recogen, con criterios subjetivos como no podía ser menos, desde novedades editoriales hasta los clásicos de toda la vida. No obstante, en casi ninguna de estas listas faltan libros que tienen que ver directamente con una epidemia.
Por ejemplo, La peste de Albert Camus o Diario del año de la plaga de Daniel Defoe se han convertido en inesperados best-sellers a escala mundial. Se supone que estos libros nos pueden ayudar a entender mejor la crisis sanitaria que estamos padeciendo. No lo pongo en duda. Pero si de lo que se trata es que su lectura nos evada por unos momentos de la triste y cruda realidad que nos rodea, entonces no creo que sean los más indicados. De todos modos, lo importante no es qué leer sino el acto mismo de leer.
Por mi parte no tengo ninguna lista de libros que recomendar; a lo sumo un par de sugerencias, sin tener que comprar ninguno.
Así, podemos revolver en nuestra biblioteca y:
1) Volver a leer aquel libro que tanto nos gustó cuando lo leímos por primera vez, y de paso comprobar si nuestra opinión ha cambiado o no desde entonces. O sea, cuánto hemos cambiado nosotros como lectores.
2) Leer aquel libro que un amigo nos regaló, o compramos sin estar muy convencidos, y cuya lectura hemos ido demorando por diversas razones. Puede que nos sorprenda, el libro; y también el gusto de nuestro amigo, e incluso el nuestro.
Si esto no funciona siempre tendremos el recurso de adherirnos a alguno de los centenarios que se celebran este año. Por ejemplo, la producción literaria de Pérez Galdós da para varias cuarentenas. Personalmente me inclino por homenajear a Juan Perucho en el centenario de su nacimiento. No sale tanto en los papeles, pero su lectura es recomendable en este y en todo momento.      

Comentarios

  1. Sabio consejo. Yo simplemente trato de ponerme al día; imposible, claro, porque cada día me surgen cosas nuevas. Pero lo intento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en que Perucho es un ingenio valioso de nuestra literatura y me parece muy buen consejo leer algo suyo.
    Lo último de Perucho que leí fue Els fantasmes de la calaixera. Transcribí algunas citas en mi blog: https://imagoestinaqua.blogspot.com/search?q=Perucho
    Hay algo de su espíritu que echo de menos, quizás sea esa mezcla de chispa, observación y sentido del humor. O eso me parece, al menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lope: Lo de ponerse al día en lecturas cada vez se hace más difícil y, además, no siempre compensa. Un cierto equilibrio entre leer y releer sería lo ideal, pero no siempre es posible mantener dicho equilibrio. Depende, entre otras cosas, del estado de ánimo, variable por naturaleza.
    Salva: De acuerdo con tu observación sobre Perucho, un autor que merece la relectura, aunque su tipo de literatura, entre fantástica y realista, no sea de gusto mayoritario. "Els fantasmes de la calaixera" es muy típica de él. Yo he empezado por releer "Les històries naturals" (1960), que me sigue pareciendo una de sus obras más logradas e innovadoras.
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la entrada. Yo personalmente, he vuelto a comprar en formato ebook y ahora estoy leyendo un libro (bastante gordo y poco atractivo a la vista) que tenía relegado a un segundo plano. Cuántos libros tenemos en nuestras estanterías que ni fú ni fá.... así que sí, démosle una segunda oportunidad, así por lo menos saldremos de dudas. Un abrazo y mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Sorpresas te dan lo libros ( a veces). Pero para ello hay que darles una oportunidad. Ánimo y saludos.

    ResponderEliminar
  6. These stories are truly incredible. Thank you for this information. Tech news

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).