Ir al contenido principal

Leer en tiempo de coronavirus

Desde que empezaron las medidas de confinamiento a causa del COVID-19, han aparecido en los medios de comunicación y redes sociales gran número de recomendaciones de libros para entretener las largas horas de reclusión forzosa. Por lo general estas listas recogen, con criterios subjetivos como no podía ser menos, desde novedades editoriales hasta los clásicos de toda la vida. No obstante, en casi ninguna de estas listas faltan libros que tienen que ver directamente con una epidemia.
Por ejemplo, La peste de Albert Camus o Diario del año de la plaga de Daniel Defoe se han convertido en inesperados best-sellers a escala mundial. Se supone que estos libros nos pueden ayudar a entender mejor la crisis sanitaria que estamos padeciendo. No lo pongo en duda. Pero si de lo que se trata es que su lectura nos evada por unos momentos de la triste y cruda realidad que nos rodea, entonces no creo que sean los más indicados. De todos modos, lo importante no es qué leer sino el acto mismo de leer.
Por mi parte no tengo ninguna lista de libros que recomendar; a lo sumo un par de sugerencias, sin tener que comprar ninguno.
Así, podemos revolver en nuestra biblioteca y:
1) Volver a leer aquel libro que tanto nos gustó cuando lo leímos por primera vez, y de paso comprobar si nuestra opinión ha cambiado o no desde entonces. O sea, cuánto hemos cambiado nosotros como lectores.
2) Leer aquel libro que un amigo nos regaló, o compramos sin estar muy convencidos, y cuya lectura hemos ido demorando por diversas razones. Puede que nos sorprenda, el libro; y también el gusto de nuestro amigo, e incluso el nuestro.
Si esto no funciona siempre tendremos el recurso de adherirnos a alguno de los centenarios que se celebran este año. Por ejemplo, la producción literaria de Pérez Galdós da para varias cuarentenas. Personalmente me inclino por homenajear a Juan Perucho en el centenario de su nacimiento. No sale tanto en los papeles, pero su lectura es recomendable en este y en todo momento.      

Comentarios

  1. Sabio consejo. Yo simplemente trato de ponerme al día; imposible, claro, porque cada día me surgen cosas nuevas. Pero lo intento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en que Perucho es un ingenio valioso de nuestra literatura y me parece muy buen consejo leer algo suyo.
    Lo último de Perucho que leí fue Els fantasmes de la calaixera. Transcribí algunas citas en mi blog: https://imagoestinaqua.blogspot.com/search?q=Perucho
    Hay algo de su espíritu que echo de menos, quizás sea esa mezcla de chispa, observación y sentido del humor. O eso me parece, al menos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lope: Lo de ponerse al día en lecturas cada vez se hace más difícil y, además, no siempre compensa. Un cierto equilibrio entre leer y releer sería lo ideal, pero no siempre es posible mantener dicho equilibrio. Depende, entre otras cosas, del estado de ánimo, variable por naturaleza.
    Salva: De acuerdo con tu observación sobre Perucho, un autor que merece la relectura, aunque su tipo de literatura, entre fantástica y realista, no sea de gusto mayoritario. "Els fantasmes de la calaixera" es muy típica de él. Yo he empezado por releer "Les històries naturals" (1960), que me sigue pareciendo una de sus obras más logradas e innovadoras.
    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la entrada. Yo personalmente, he vuelto a comprar en formato ebook y ahora estoy leyendo un libro (bastante gordo y poco atractivo a la vista) que tenía relegado a un segundo plano. Cuántos libros tenemos en nuestras estanterías que ni fú ni fá.... así que sí, démosle una segunda oportunidad, así por lo menos saldremos de dudas. Un abrazo y mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Sorpresas te dan lo libros ( a veces). Pero para ello hay que darles una oportunidad. Ánimo y saludos.

    ResponderEliminar
  6. These stories are truly incredible. Thank you for this information. Tech news

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta