Ir al contenido principal

Hambruna en París



La segunda entrega del Diario. Memorias de la vida literaria (Renacimiento, 2020) de los hermanos Goncourt, ya solo con la autoría de Edmond (pues su hermano Jules había muerto en 1870), lleva el subtítulo de El sitio y la Comuna de París (1870-1871). José Havel se ha encargado de su edición y traducción, con la pericia y elegancia que ya había mostrado en el primer volumen.
Lo que testimonia Edmond de Goncourt en su diario coincide con un período convulso de Francia, y particularmente de su capital. El Año Terrible, como lo denominó Victor Hugo, en el que, entre otros acontecimientos, acaecieron: la guerra franco-prusiana, la caída del Segundo Imperio, la derrota frente a la alianza germana, el sitio de París, la Comuna y la guerra civil. El libro está lleno de cuadros realistas y crudas descripciones de aquellos meses de guerra, caos, muerte, hambre, desolación y ruina.
He aquí un breve, pero significativo, apunte correspondiente al sábado, 31 de diciembre de 1870:
"La carne de caballo, una carne de malos sueños y de pesadillas. Desde que la como llevo comiendo varias noches seguidas sin dormir (...) Siento la curiosidad de entrar donde Roos, el carnicero inglés del boulevard Haussmann. Veo toda clase de despojos extraños. En la pared, colgada en un lugar de honor, está la trompa desollada del joven Pólux, el elefante del Jardin d'Acclimatation; y, entre carnes anónimas y cuernos excéntricos, un muchacho ofrece riñones de camello". 
En nota a pie de página, José Havel nos aclara: "El 30 de diciembre, por la hambruna derivada del cerco, tuvieron que ser sacrificados Cástor y Pólux, los dos elefantes asiáticos del zoo del Jardin des Plantes. Seis soldados se encargaron de tan inusual como triste caza. El carnicero británico Roos, cuyo establecimiento -muy conocido durante el Segundo Imperio- fue uno de los mejor abastecidos bajo aquel espantoso invierno de 1870, logró comprar ambos paquidermos por la suma récord de 27.000 francos. Tratando de cubrir gastos, vendió la mercancía a precios asombrosos. El elegante y caro nº 173 del boulevard Haussmann también despachó cebú, búfalo, yak, canguro, oso, cebra, camello...".  

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat