Ir al contenido principal

Fernando de Arteaga



Nacido en Barcelona en 1851, Fernando de Arteaga y Pereira fue un licenciado en Filosofía y Letras que ejerció la docencia en diversos centros públicos de Barcelona y Madrid. En 1890 se trasladó a Inglaterra, por recomendación de Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas, de cuya familia había sido tutor. En Oxford contactó con el hispanista Henry Butler Clarke, quien le nombró su ayudante. Con el tiempo Arteaga fue profesor titular de Lengua y Literatura Españolas en la Taylor Institution. Murió en 1934.
Desde su juventud mostró predilección por el cultivo de la poesía. Entre sus poemarios se cuenta Tierras Amigas, publicado en 1922 por la Imprenta Clarendoniana de la Universidad de Oxford. La edición consta de 145 ejemplares numerados, publicados "a reqerimiento de la Sociedad Anglo-Española de los Países Hispanohablantes y el Imperio Británico, para su distribución entre los principales promotores y suscriptores al fondo central".
El volumen reúne un centenar  de breves poesías de variada índole y calidad. Todas ellas tienen formas clásicas y convencionales. Sus temas o motivos son generalmente de tipo anecdótico, nostálgico, patriótico o meramente circunstancial. Ta vez su poema de mayor enjundia sea el que lleva por título "A mi querido y venerado amigo el Profesor W. P. Ker", compuesto por 42 tercetos encadenados y un cuarteto final, que rememora su amistad con el que fuera eminente Profesor de Poesía en Oxford, admirado, entre otros, por J. R. R. Tolkien y W. H. Auden.
Entre los poemas de Tierras Amigas escritos sin duda con mayor sentimiento por parte del autor, figuran los dedicados a la memoria de algunos de sus alumnos caídos en el campo de batalla, y que bien pueden resumirse en el emotivo poema "A la memoria de los Hijos de la Gran Bretaña muertos en la guerra de 1914-1918 en defensa de la Humanidad". De él son estos versos:

Reposáis, sí; pero en la tumba fría
sois centinelas vivas del sendero
que no cruzará ya la tiranía.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta