Ir al contenido principal

Fernando de Arteaga



Nacido en Barcelona en 1851, Fernando de Arteaga y Pereira fue un licenciado en Filosofía y Letras que ejerció la docencia en diversos centros públicos de Barcelona y Madrid. En 1890 se trasladó a Inglaterra, por recomendación de Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas, de cuya familia había sido tutor. En Oxford contactó con el hispanista Henry Butler Clarke, quien le nombró su ayudante. Con el tiempo Arteaga fue profesor titular de Lengua y Literatura Españolas en la Taylor Institution. Murió en 1934.
Desde su juventud mostró predilección por el cultivo de la poesía. Entre sus poemarios se cuenta Tierras Amigas, publicado en 1922 por la Imprenta Clarendoniana de la Universidad de Oxford. La edición consta de 145 ejemplares numerados, publicados "a reqerimiento de la Sociedad Anglo-Española de los Países Hispanohablantes y el Imperio Británico, para su distribución entre los principales promotores y suscriptores al fondo central".
El volumen reúne un centenar  de breves poesías de variada índole y calidad. Todas ellas tienen formas clásicas y convencionales. Sus temas o motivos son generalmente de tipo anecdótico, nostálgico, patriótico o meramente circunstancial. Ta vez su poema de mayor enjundia sea el que lleva por título "A mi querido y venerado amigo el Profesor W. P. Ker", compuesto por 42 tercetos encadenados y un cuarteto final, que rememora su amistad con el que fuera eminente Profesor de Poesía en Oxford, admirado, entre otros, por J. R. R. Tolkien y W. H. Auden.
Entre los poemas de Tierras Amigas escritos sin duda con mayor sentimiento por parte del autor, figuran los dedicados a la memoria de algunos de sus alumnos caídos en el campo de batalla, y que bien pueden resumirse en el emotivo poema "A la memoria de los Hijos de la Gran Bretaña muertos en la guerra de 1914-1918 en defensa de la Humanidad". De él son estos versos:

Reposáis, sí; pero en la tumba fría
sois centinelas vivas del sendero
que no cruzará ya la tiranía.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Viaje sin salir de casa

Xavier de Maistre (1763-1852) He emprendido y ejecutado un viaje de cuarenta y dos días alrededor de mi habitación. Las interesantes observaciones que he hecho, y el placer continuo que he experimentado a lo largo del camino, me impulsaban a hacerlo público; la certeza de ser útil me ha decidido a ello. Mi corazón experimenta una satisfacción inefable cuando pienso en el número infinito de malhadados a los que ofrezco un recurso asegurado contra el aburrimiento y un alivio a los males que soportan. El placer que uno siente viajando por su habitación está libre de la envidia inquieta de los hombres; es independiente de la fortuna. ¿Existe, en efecto, un ser lo bastante desgraciado, lo bastante abandonado para no poseer un cuartucho donde retirarse y esconderse de todo el mundo? He aquí todos los aprestos del viaje. (Xavier de Maistre, Viaje alrededor de mi habitación . Editorial Funambulista, 2007. Traducción de Puerto Anadón).