Ir al contenido principal

Robert Penn Warren


Robert Penn Warren (1905-1989)

Si por alguna obra es recordado hoy en día el escritor estadounidense Robert Penn Warren es por su novela Todos los hombres del rey (All the King's Men, 1946), magistral fresco que tiene por protagonista a un político corrupto y demagogo, inspirado en el que fuera gobernador de Louisiana Huey Long. Warren fue un auténtico man of letters: poeta, narrador, ensayista, biógrafo, autor teatral, crítico literario, profesor universitario... En vida fue galardonado con numerosos premios y es el único autor que obtuvo dos Pulitzer, en poesía por Promises (1957) y en novela por Todos los hombres del rey.
Nacido en Kentucky, Warren no se inscribe dentro de la corriente del "gótico" sureño, aunque en sus obras no pierde de vista ciertas grotescas peculiaridades de su tierra natal. Siempre se consideró en primer lugar poeta y luego narrador y crítico. En cierta ocasión dijo: "Para mí un poema y una novela no son tan diferentes. Casi siempre empiezan de la misma manera, con el mismo viaje emocional...". No sé si cuando escribió Un lugar adonde llegar (A Place To Come To, 1977) estaría pensando en esta similitud. En cualquier caso, el inicio de la que habría de ser su última novela es de lo más chocantes y potentes de la literatura norteamericana:   

"En la escuela pública de Dugton, en el condado de Claxford, Alabama, yo era el único entre los chicos, o para el caso también las chicas, cuyo padre había muerto en plena noche, de pie en la parte delantera de su carro, intentando mear sobre los cuartos traseros de una de las mulas que formaban el tiro; y que, como estaba borracho, se venció hacia adelante, y por no querer soltar la picha cayó al suelo en tal postura y condición que desatascó el freno, de modo que las ruedas delantera y trasera de la parte izquierda del carro pasaron con perfecta precisión por encima de su cuello inconsciente, inconsciencia que sin duda fue la razón de su fatal caída. Y durante todo este tiempo, siguió aferrado a su picha". 

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…