Ir al contenido principal

Esther Armán: como un relámpago


En la sección "Hemeroteca" de La Nueva España del día 25 de mayo de 1994, aparece dentro del epígrafe "Hace 25 años" el siguiente comentario: "UNA NOVELISTA OVETENSE. Pasó como un relámpago por el mundillo literario madrileño y llegó a ser popular en el mítico ámbito del café Gijón. Hoy su nombre, Esther Armán, es sólo una evocación como ésta que suscita su aparición en una entrevista que, en sus días de esplendor, le hacía Juan Sierra: "La ovetense Esther Armán penetra en el mundo de la literatura sin pasaporte, como las protagonistas de su novela Mujeres sin pasaporte. Sus únicas garantías son que ha escrito su primera novela; que prepara dos; que la llaman la Françoise Sagan española, y que llega al corazón del feminismo de hoy".
Esther Armán nació en Madrid, pero su infancia y adolescencia trasncurrió en Oviedo, donde su padre, Alfonso López Armán, se había establecido como fotógrafo. Cursa estudios de Magisterio y Filosofía y Letras, obteniendo plaza de maestra en Cangas de Onís. Tras cinco años vuelve a Madrid, frecuenta las tertulias literarias, publica algunos cuentos y colabora en revistas. En uno de sus viajes por Europa recoge impresiones que plasmará en su primera novela: Mujeres sin pasaporte, publicada por la editorial madrileña Quevedo en 1968.
Se trata de una road novel, un tipo de novela bastante inusual en la narrativa española de la época. Tres mujeres jóvenes deciden viajar en coche con un amigo desde Madrid a Niza. Ningún propósito, fuera del hecho de viajar y hacer turismo, parece ocupar sus preferencias. Elena es una intelectual, de carácter dominante, sofisticada y caprichosa; Jacoba es de origen judío, tímida y con problemas de identidad; Judith, aspeirante a escritora, es la que narra la historia. Una vez en Niza consiguen un pase de unas horas para entrar en Italia, pero por diversos azares se encuentran atrapadas en el país transalpino solas, sin pasaportes y sin dinero. Las relaciones que se van estableciendo entre las protagonistas y los hombres que se cruzan con ellas en el camino y a los que recurren para seguir el viaje, así como la vívida descripción de la Roma cosmopolita de la dolce vita, constituyen la esencia de esta novela de estilo ágil, directo y muy cinematográfico. Según los paratextos que acompañan la edición de Mujeres sin pasaporte, Esther Armán es "una escritora de fina intuición y sutileza femeninas", autora de un libro "atrevido, valiente y realista". También se nos informa de otras "Obras en preparación" de Armán: dos novelas y un volumen de cuentos que, por la razón que sea, nunca llegaron a publicarse. Murió joven, creo.  

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…