Ir al contenido principal

Historias de inquietud



La primera edición española de Cuentos de inquietud de Joseph Conrad fue la de la editorial Montaner y Simón en 1928, con traducción de Marco-Aurelio Galindo y Cipriano Rivas Cherif. De los cinco relatos cortos que contiene el libro, dos de ellos ("An Outpost of the Progress" y "The Lagoon") fueron traducidos al catalán y publicados en noviembre de 1936 bajo el título de Dues històries d'inquietud, en Edicions de la Rosa dels Vents. 
El pequeño volumen en rústica constituye el nº 136 de los Quaderns Literaris, que dirigía Josep Janés i Olivé. Como traductores de los cuentos figuran Francesc Detrell y Ramon Esquerra. Este último era en aquel momento uno de los más prometedores valores de las letras catalanas, y diez años antes había publicado en la revista D'Ací i D'Allà, su versión de "Evelina", cuento perteneciente a Dublineses de James Joyce, el primero que del autor irlandés se publicaba en España. Esquerra, otro valor en alza, moriría con apenas treinta años en la batalla del Ebro en 1938. A ellos dos se debe la traducción de "Una avantguarda del progrés". La traducción del otro cuento, "La llacuna", corresponde a Josep Maria Millàs-Raurell, autor también del breve estudio biográfico sobre Joseph Conrad que se reproduce a modo de prólogo, y que había escrito años antes a raíz de la muerte del escritor inglés.  
Un aspecto curioso de este libro es que en la última página hay una inusual nota de Janés, "Als nostres amics" -o sea sus lectores-, que refleja la penuria por la que estaba pasando el sector editorial catalán a solo cuatro meses de comenzada la guerra civil. Dice Janés (traduzco):

Otra vez hemos de pedir excusas a nuestros amigos. Puestos a escoger entre suspender los "Quaderns" o cambiar una vez más el formato, a causa de la medida del único papel que nos ha sido posible obtener, hemos preferido someter a nuestros amigos -y someternos nosotros mismos- a una nueva prueba, y variar una vez más -y ojalá que para siempre- la medida de los "Quaderns". Tengan presente nuestros lectores, la fidelidad de los cuales no sabríamos como agradecer, que en cuanto las circunstancias nos ayuden sabremos compensarles de los sacrificios que hoy nos vemos precisados a hacerles compartir. Tenemos grandes empresas en perspectiva sobre las cuales pensamos poder darles noticias muy pronto.


Eran tiempos de inquietud, y Janés tendría que esperar a que acabase la guerra para volver a poner en marcha sus "grandes empresas". 

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)