Ir al contenido principal

La sotana



"La sotana" es uno de los capítulos de Moby Dick dedicados a describir con detalle la anatomía y despiece de la ballena. Es muy breve, apenas un par de páginas, y en él Ismael se detiene en una parte concreta del cuerpo del cetáceo, "aquel inexplicable cono, más largo que la altura de un hombre de Kentucky, de cerca de un pie de diámetro en la base y tan negro azabache como Yojo, el ídolo de ébano de Queequeg." Y sigue: "Mirad al marinero, llamado picador, que ahora viene ayudado por dos de sus compañeros, echándose pesadamente a la espalda el grandissumus como lo llaman los marineros..." Sí, realmente debía ser algo digno de ver aquel marinero trinchador acarreando el enorme pene de la ballena, encorvado y medio tambaleándose por cubierta. Pero aún falta lo mejor.
A continuación, se nos dice, el picador extiende el grandissimus sobre el castillo de proa y comienza a quitarle cilíndricamente la piel oscura, "como un cazador africano hace con la piel de una boa". Una vez hecho esto, "da vuelta del revés a la piel, como la pierna de un pantalón, y la estira muy bien, de modo que casi dobla su diámetro". Y finalmente se enfunda el prepucio a modo de impermeable en forma de tubo que habrá de protegerle de la específica tarea a su cargo, consistente en picar los trozos de grasa para echarlos a las marmitas.
Pero Melville, que al igual que un pacato puritano de Nueva Inglaterra solo ha venido utilizando eufemismos para referirse a los genitales de la ballena, nos sorprende en la frase final del capítulo con uno de los retruécanos (que algunas ediciones no aclaran) más osados, salaces e irreverentes no solo de toda su obra sino de la literatura inglesa en general. Viendo al marinero engalanado de aquella guisa, exclama el narrador: "¡What a candidate for an archbishoprick, what a lad for a Pope were this mincer!" (¡Qué candidato para un arzobispado, qué buen tipo para papa sería este picador!). En inglés archbishopric es arzobispado, pero Melville prefiere escribirlo con la terminación arcaica, con k final, es decir como prick (vulgarmente, verga). De modo que el vocablo también puede leerse como arzobispolla. Y desde luego este juego de palabras fálico-religioso no tiene nada de puritano. 

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…