Ir al contenido principal

González-Aller

Faustino González-Aller y Vigil (1919-1983)

Considero a Faustino González-Aller, de quien se cumplen justo hoy los cien años de su nacimiento, uno de los escritores asturianos más sobresalientes de la segunda mitad del siglo XX. Nacido en Gijón, estudió Derecho en las universidades de Salamanca y Madrid. Abandonó la abogacía para entrar en la Escuela de  Periodismo y trabajó inicialmente en Radio Nacional de Madrid. En 1950 se le concedió el Premio Nacional de Teatro "Lope de Vega" a su drama, entre social y fantástico, La noche no se acaba (escrito en colaboración con Armando Ocano). Estrenada la obra con éxito en el Teatro Español en 1951 fue retirada de cartel al cuarto día por orden de la Dirección General de Seguridad, que la tildó de "inmoral" y "heterodoxa". A pesar de las cortapisas de la censura, en el futuro continuaría escribiendo obras para el teatro, siempre de contenido inconformista y en la línea de vanguardia.
A mediados de los años cincuenta González-Aller opta por cambiar de aires y marchar a América. Tras su paso por Cuba, donde hace radio, televisión (Canal 12, en color) y colabora en las revistas Carteles y Bohemia, se establece en 1959 en Nueva York, donde trabaja en el Departamento de Información de la ONU. En poco menos de tres años escribe media docena de guiones cinematográficos, de los que destacan los realizados para dos películas de 1956: El puente del diablo, con dirección de Javier Setó, basada en su obra teatral Menta; y Todos somos necesarios, que recibió en el Primer Festival de Cine de San Sebastián los premios al mejor guion, actor (Alberto Closas), dirección (José Antonio Nieves Conde) y película española.
Aunque González-Aller ya había publicado algunos relatos o cuentos (uno de ellos, "El Yugo", fue galardonado por la revista Life en español), a partir de los años setenta se dedicará con preferencia a la novela. En 1974 aparece en Seix Barral Niña Huanca, la primera de una serie de novelas que le acercarán al gran público y suscitarán el interés de la crítica. Dicha novela gira en torno a la corrupción y la venganza en una ficticia dictadura centroamericana, y es un verdadero alarde lingüístico. Niña Huanca obtuvo el premio "Novel of the Year" a la mejor obra escrita en castellano y publicada en Estados Unidos. Luego vendrían más: Orosia (Editorial Euros, 1975), con escenarios europeos cosmopolitas, antes y durante la II Guerra Mundial; Via Gala (Argos Vergara, 1977), que narra un enfrentamiento generacional en una ciudad de provicias; Operación Guernika (Argos Vergara, 1979), sin duda la más popular y exitosa de sus novelas; y, finalmente, la póstuma El onceno mandamiento (Argos Vergara, 1983), de carácter autobiográfico, ambientada en su ciudad natal en los años treinta. De esta última hizo el diario El Comercio, en colaboración con el Ayuntamiento de Gijón y Ediciones Trea, una reedición en 2009, con una imprescindible introducción del profesor Eduardo San José. Por desgracia, bien sea por el alejamiento de su tierra desde joven o por cualquier otra causa, Faustino González-Aller es hoy en día un escritor raramente leído, críticamente subvalorado e insuficientemente reconocido, en Asturias y fuera de ella. Ojalá el centenario sirva para cambiar su signo.

Comentarios

  1. Toda la razón, un escritor del que muy pocos se acuerdan. A ver si esa iniciativa que mencionas resucita su obra.

    ResponderEliminar
  2. Ya me gustaría, pero, por desgracia, me temo que sirva para muy poco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).