Ir al contenido principal

Premio Nadal 1944


El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí. 

En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otras palabras: a pesar del giro inesperado de la historia, aquel premio Nadal nació ya siendo un galardón preconcedido, pactado."
Dicho enfoque es interesante, pero exige algunas puntualizaciones. Veamos, en primer lugar, los hechos.
En aquella convocatoria inaugural de 1944 concurrieron veintiséis novelas, de las que inicialmente se seleccionaron siete para el fallo: José María Álvarez Blázquez (En el pueblo hay caras nuevas), Carlos Martínez Barbeito (El bosque de Ancines), César González Ruano (La terraza de los Palau), María Dolores Boixadós (Aguas muertas), Carmen Laforet (Nada), Esteban P. de las Heras (Se ha perdido un alma) y Luis Manteiga (Zambulón, mundo cerrado). En la primera ronda (se siguió el sistema Goncourt) pasaron, con el mayor número de votos, las cinco primeras. El único de entre los seleccionados que entonces gozaba de cierto renombre en el mundillo de las letras, aunque en horas bajas, era González Ruano; los demás eran inéditos o primerizos en el campo de la novela. En la última ronda de votaciones quedó finalista En el pueblo hay caras nuevas, de J. Mª Álvarez Blázquez (con 2 votos), y ganadora Nada, de Carmen Laforet (con 3 votos). El jurado estuvo formado por Ignacio Agustí, Juan Ramón Masoliver, Joan Teixidor, Josep Vergés y Rafael Vázquez Zamora, que actuó como secretario.
Hasta aquí los hechos. Ahora, las suposiciones.
Si a González Ruano le habían garantizado el premio, ¿cómo es posible que nadie le apoyase en la votación final? Si hubo uno o varios miembros del jurado que apostaron inicialmente por él está claro que luego se arrepintieron. ¿Por qué? Antonio Vilanova, en su "Presentación" del libro 50 años del Premio Nadal (Ediciones Destino, 1994), tacha a La terraza de los Palau de "mediocre novela". ¿Fue esta la causa o hubo otras? ¿Pudo ser que cuando los miembros del jurado leyeron el manuscrito de González Ruano se vieran incapaces de defenderlo para el premio debido a su insuficiente calidad? Lo cierto es que ni siquiera alcanzó a ser finalista.
Además, y según se verá más adelante, pudo haber otra promesa incumplida.           

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…