Ir al contenido principal

El "caso" Boixadós (II)

María Dolores Boixadós (Sort, Lérida, 1917 - Miami, Florida, 2008)


Tras su frustante participación en el primer premio "Eugenio Nadal", María Dolores Boixadós guardaría silencio sobre el caso, hasta que en abril de 1989, estando de profesora de lengua y literatura españolas en la Universidad de Puerto Rico explicó, en una entrevista concedida a Concha Alborg, su versión de los hechos.
En 1944 había enviado su novela Aguas muertas a tres editoriales, entre ellas Destino, que "les pareció tremenda":

"C.A. Quedó finalista del Nadal ¿no?
M.D.B. Mira fue así. Santiago Nadal de Destino me dijo que habían creado un premio de cinco mil pesetas, dando la casualidad que yo había sido muy amiga de Eugenio Nadal porque él era del mismo grupo ya de profesores de Kimeta Comas. Me dijeron que con mi novela se había forjado la idea del premio, me hicieron fotografías y todo. Entonces, Ignacio Agustí se hizo muy amigo mío, me lo pasé muy bien yendo por la bahía con un barco... Pero parece ser que Ignacio Agustí tenía más que el interés político. El no está contando esto en su libro que escribió Ganas de hablar, creo que se llama, no fue como él dice la creación del Nadal. Todo esto era a finales de septiembre, al regresar a Madrid, el primero de octubre conozco yo al que es mi marido. Le conocí en una cervecería de la plaza de Santa Ana y a la media hora los dos queríamos casarnos. Llevamos cuarenta y cuatro años casados. El grupo no me lo perdonó jamás.
C.A. ¿Y qué pasó con el Nadal?
M.D.B. Yo retiré Aguas muertas del Nadal, pero la dejaron finalista. Así se formó el premio. Luego me enteré de lo de Nada. A Carmen Laforet la conocí de vista en el Ateneo.
C.A. ¿Fue por entonces cuando saliste al exilio definitivo? ¿Qué razones te obligaron a dejar España?
M.D.B. Sí, en el cuarenta y nueve. Por mi marido tuve que salir al exilio, él era destacado políticamente, había estado en Alemania, era médico dedicado a la investigación de cáncer. Después de casarnos teníamos un laboratorio en la colonia del Viso y nos denunciaron. Salimos con la ayuda de Rómulo Gallegos con documentación venezolana." (Concha Alborg, Cinco figuras en torno a la novela de posguerra: Galvarriato, Soriano, Formica, Boixadós y Aldecoa. Ediciones Libertarias, Madrid, 1993).

Tras su marcha de España María Dolores Boixadós se mantuvo apartada del mundillo literario hasta 1967, año en que la editorial mexicana España Errante publicó su novela Retorno, con la que había ganado el Premio "Don Quijote" el año anterior. Pero Boixadós nunca regresó. Vivió primero en Venezuela con su marido, el Dr. José María Couto Candeira, y sus tres hijos hasta finales de los cincuenta. Luego se trasladaron a Estados Unidos. Murió en Miami, Florida, el 5 de enero de 2008, víspera del fallo del premio Nadal.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…