Ir al contenido principal

El "caso" Boixadós (II)

María Dolores Boixadós (Sort, Lérida, 1917 - Miami, Florida, 2008)


Tras su frustante participación en el primer premio "Eugenio Nadal", María Dolores Boixadós guardaría silencio sobre el caso, hasta que en abril de 1989, estando de profesora de lengua y literatura españolas en la Universidad de Puerto Rico explicó, en una entrevista concedida a Concha Alborg, su versión de los hechos.
En 1944 había enviado su novela Aguas muertas a tres editoriales, entre ellas Destino, que "les pareció tremenda":

"C.A. Quedó finalista del Nadal ¿no?
M.D.B. Mira fue así. Santiago Nadal de Destino me dijo que habían creado un premio de cinco mil pesetas, dando la casualidad que yo había sido muy amiga de Eugenio Nadal porque él era del mismo grupo ya de profesores de Kimeta Comas. Me dijeron que con mi novela se había forjado la idea del premio, me hicieron fotografías y todo. Entonces, Ignacio Agustí se hizo muy amigo mío, me lo pasé muy bien yendo por la bahía con un barco... Pero parece ser que Ignacio Agustí tenía más que el interés político. El no está contando esto en su libro que escribió Ganas de hablar, creo que se llama, no fue como él dice la creación del Nadal. Todo esto era a finales de septiembre, al regresar a Madrid, el primero de octubre conozco yo al que es mi marido. Le conocí en una cervecería de la plaza de Santa Ana y a la media hora los dos queríamos casarnos. Llevamos cuarenta y cuatro años casados. El grupo no me lo perdonó jamás.
C.A. ¿Y qué pasó con el Nadal?
M.D.B. Yo retiré Aguas muertas del Nadal, pero la dejaron finalista. Así se formó el premio. Luego me enteré de lo de Nada. A Carmen Laforet la conocí de vista en el Ateneo.
C.A. ¿Fue por entonces cuando saliste al exilio definitivo? ¿Qué razones te obligaron a dejar España?
M.D.B. Sí, en el cuarenta y nueve. Por mi marido tuve que salir al exilio, él era destacado políticamente, había estado en Alemania, era médico dedicado a la investigación de cáncer. Después de casarnos teníamos un laboratorio en la colonia del Viso y nos denunciaron. Salimos con la ayuda de Rómulo Gallegos con documentación venezolana." (Concha Alborg, Cinco figuras en torno a la novela de posguerra: Galvarriato, Soriano, Formica, Boixadós y Aldecoa. Ediciones Libertarias, Madrid, 1993).

Tras su marcha de España María Dolores Boixadós se mantuvo apartada del mundillo literario hasta 1967, año en que la editorial mexicana España Errante publicó su novela Retorno, con la que había ganado el Premio "Don Quijote" el año anterior. Pero Boixadós nunca regresó. Vivió primero en Venezuela con su marido, el Dr. José María Couto Candeira, y sus tres hijos hasta finales de los cincuenta. Luego se trasladaron a Estados Unidos. Murió en Miami, Florida, el 5 de enero de 2008, víspera del fallo del premio Nadal.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…