Ir al contenido principal

Villarta

Ángeles Villarta Tuñón (1913-2018)


Hace un par de días me enteré, por el diario La Nueva España, de la muerte en Madrid, a los 105 años de edad, de Ángeles Villarta, periodista y escritora asturiana. En 2015 le dediqué en este blog una entrada en la que destacaba su trayectoria como novelista y poeta. En la posguerra sus novelas de corte feminista (Muchachas que trabajan, Con derecho a cocina, Una mujer fea...) gozaron de bastante popularidad. En una encuesta realizada a diversas librerías, publicada en "La Estafeta Literaria" en 1944, en torno a los libros más vendidos, Muchachas que trabajan (Espasa Calpe) figuraba en los primeros lugares, en abierta competencia con Los que vivimos, de Ayn Rand.
A fin de documentarse para su "reportaje novelesco" Mi vida en el manicomio (1953) Villarta pasó varios días encerrada en el hospital psiquiátrico de La Cadellada de Oviedo. Federico Carlos Sainz de Robles, que escribió una reseña del libro (incluida en Panorama literario, 1954) dice: "Ángeles Villarta resulta tan magnífica periodista como novelista excelente. En su personalidad inconfundible de escritora y en toda su producción, ya vasta y muy varia, constantemente quedan en el fiel, a este lado, la agilidad expresiva y la curiosidad inagotable que ha llevado y lleva a los diarios y revistas, y a este otro lado, su cultura sólida y su fuerza creadora, bien patentes en todos sus libros." Destaca Sainz de Robles que, ya antes, para contar el submundo del estraperlo había convivido con estraperlistas, y tampoco dudó en unirse a los basureros y a los traperos de Madrid, "para contarnos al detalle y con impresionante realismo la existencia de esos seres grises -hurones o topos urbanos- que juegan su envite diario de fortuna y de infortunio a los estrambotes, que son los residuos y los  desechos de las grandes ciudades."

Comentarios

  1. Una mujer con mucho mérito. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Se había retirado de la escritura hacía muchos años, tal vez demasiados para que se la recordase.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori