Ir al contenido principal

Ángeles Villarta


Ayer sábado recordaba José Ignacio Gracia Noriega, en un artículo publicado en La Nueva España, la figura de Ángeles Villarta Tuñón. Pedía para ella, como reconocimiento a su obra, el premio Princesa de Asturias de las Letras. No creo que los de la Fundación le hagan mucho caso, pero bien está, y es de justicia, que se recuerde a esta escritora asturiana, residente en Madrid, que en la actualidad cuenta 102 años de edad. Nacida en Belmonte de Miranda, pasó su infancia en Lastres (en la casa conocida ahora como del "Doctor Mateo", por la serie televisiva) y se educó en Friburgo (Suiza). Establecida en Madrid desde el inicio de la guerra civil, Villarta estuvo muy activa en los años cuarenta y cincuenta. Fue profesora mercantil, enseñó francés, colaboró con Auxilio Social y ejerció de periodista en varios medios de comunicación de la capital, con crónicas de actualidad, artículos de opinión, moda, entrevistas, etc.
En el ámbito editorial relanzó la colección "La Novela Corta", donde colaboraron algunos de los escritores más renombrados del momenro, de Pío Baroja a Enrique Jardiel Poncela; creó la Colección Las Gemelas y dirigió la revista humorística Don Venerando. Intervino en programas de radio y televisión ("El alma se serena"), Entre su abundante obra literaria destacan novelas: Muchachas que trabajan, Yo he sido estraperlista, Con derecho a cocina, Una mujer fea... Esta última ganó en 1953 el premio Fémina, creado por la editorial Colenda. Escribió también cuentos, biografías (Isabel la Católica, Santa Teresa de Jesús) y poemas (La taberna de Laura, Fervor de Madrid, Costa verde). En Asturias. Cumbre, valle, mar despliega su devoción por el paisaje de su tierra natal, "verde de carne vegetal, de un verde irrecusable el mar..."

Comentarios

  1. Desde luego, bien merece reconocimiento. Su actividad cultural y literaria -desconocida hasta hoy para mí- revela un carácter resolutivo y mucha inteligencia.Sobre todo si tenemos en cuenta lo bien que se desenvolvió, tal como cuentas, en una sociedad tan pacata con las mujeres.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, no debió serle fácil. No ha dejado, que yo sepa, ningún libro de memorias. Lástima.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.