Ir al contenido principal

Villarta

Ángeles Villarta Tuñón (1913-2018)


Hace un par de días me enteré, por el diario La Nueva España, de la muerte en Madrid, a los 105 años de edad, de Ángeles Villarta, periodista y escritora asturiana. En 2015 le dediqué en este blog una entrada en la que destacaba su trayectoria como novelista y poeta. En la posguerra sus novelas de corte feminista (Muchachas que trabajan, Con derecho a cocina, Una mujer fea...) gozaron de bastante popularidad. En una encuesta realizada a diversas librerías, publicada en "La Estafeta Literaria" en 1944, en torno a los libros más vendidos, Muchachas que trabajan (Espasa Calpe) figuraba en los primeros lugares, en abierta competencia con Los que vivimos, de Ayn Rand.
A fin de documentarse para su "reportaje novelesco" Mi vida en el manicomio (1953) Villarta pasó varios días encerrada en el hospital psiquiátrico de La Cadellada de Oviedo. Federico Carlos Sainz de Robles, que escribió una reseña del libro (incluida en Panorama literario, 1954) dice: "Ángeles Villarta resulta tan magnífica periodista como novelista excelente. En su personalidad inconfundible de escritora y en toda su producción, ya vasta y muy varia, constantemente quedan en el fiel, a este lado, la agilidad expresiva y la curiosidad inagotable que ha llevado y lleva a los diarios y revistas, y a este otro lado, su cultura sólida y su fuerza creadora, bien patentes en todos sus libros." Destaca Sainz de Robles que, ya antes, para contar el submundo del estraperlo había convivido con estraperlistas, y tampoco dudó en unirse a los basureros y a los traperos de Madrid, "para contarnos al detalle y con impresionante realismo la existencia de esos seres grises -hurones o topos urbanos- que juegan su envite diario de fortuna y de infortunio a los estrambotes, que son los residuos y los  desechos de las grandes ciudades."

Comentarios

  1. Una mujer con mucho mérito. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Se había retirado de la escritura hacía muchos años, tal vez demasiados para que se la recordase.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.