Ir al contenido principal

Villarta

Ángeles Villarta Tuñón (1913-2018)


Hace un par de días me enteré, por el diario La Nueva España, de la muerte en Madrid, a los 105 años de edad, de Ángeles Villarta, periodista y escritora asturiana. En 2015 le dediqué en este blog una entrada en la que destacaba su trayectoria como novelista y poeta. En la posguerra sus novelas de corte feminista (Muchachas que trabajan, Con derecho a cocina, Una mujer fea...) gozaron de bastante popularidad. En una encuesta realizada a diversas librerías, publicada en "La Estafeta Literaria" en 1944, en torno a los libros más vendidos, Muchachas que trabajan (Espasa Calpe) figuraba en los primeros lugares, en abierta competencia con Los que vivimos, de Ayn Rand.
A fin de documentarse para su "reportaje novelesco" Mi vida en el manicomio (1953) Villarta pasó varios días encerrada en el hospital psiquiátrico de La Cadellada de Oviedo. Federico Carlos Sainz de Robles, que escribió una reseña del libro (incluida en Panorama literario, 1954) dice: "Ángeles Villarta resulta tan magnífica periodista como novelista excelente. En su personalidad inconfundible de escritora y en toda su producción, ya vasta y muy varia, constantemente quedan en el fiel, a este lado, la agilidad expresiva y la curiosidad inagotable que ha llevado y lleva a los diarios y revistas, y a este otro lado, su cultura sólida y su fuerza creadora, bien patentes en todos sus libros." Destaca Sainz de Robles que, ya antes, para contar el submundo del estraperlo había convivido con estraperlistas, y tampoco dudó en unirse a los basureros y a los traperos de Madrid, "para contarnos al detalle y con impresionante realismo la existencia de esos seres grises -hurones o topos urbanos- que juegan su envite diario de fortuna y de infortunio a los estrambotes, que son los residuos y los  desechos de las grandes ciudades."

Comentarios

  1. Una mujer con mucho mérito. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Se había retirado de la escritura hacía muchos años, tal vez demasiados para que se la recordase.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…