Ir al contenido principal

Joyceana


Foto de grupo de la celebración en Casa Amparo (Oviedo) del pasado Bloomsday. De izquierda a derecha: Miguel Rojo, Helios Pandiella, Javier Lasheras, Fernando Fonseca, Virginia Gil Torrijos, Jorge Ordaz, Rosa Cordero, Juan Cueto Serrano, Natalia Valdés, Santiago García-Castañón y Ricardo Labra.


Un día de 1918, en la Bahnhofstrasse de Zúrich, un hombre llamado Frank Budgen se encontró con un amigo, un hombre llamado James Joyce. Éste llevaba un abrigo marrón abotonado hasta la barbilla. Mientras entraban juntos en la cafetería Astoria, escribe Budgen:

Le pregunté por el Ulises. ¿Estaba progresando?
-He estado trabajando duramente en él todo el día -dijo Joyce.
-¿Significa eso que ha escrito mucho? -pregunté yo.
-Dos frases -dijo Joyce.
Le miré de reojo pero no sonreía. Pensé en Flaubert.
-¿Ha estado buscando el mot juste? -le pregunté.
-No -dijo él-. Las palabras ya las tengo. Lo que estoy buscando es su orden en la frase. Hay un orden apropiado. Creo que lo he encontrado.

(Adam Thirlwell, La novela múltiple. Traducción de Alex Montoto, Editorial Anagrama, 2014). 

Comentarios

  1. A mí este día me hace mucha ilusión! Me gustaría tener la oportunidad de leer el Ulyses, un clásico donde los haya. Pero hay un halo en el libro que es de lectura complicada, así que ya contaré. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, estáis todos muy... interesantes.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. A ver si te animas algún día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).