Ir al contenido principal

Balzac y Brookner

Anita Brookner (1928-2016)

"A los cuarenta años, la doctora Weiss comprendió que la literatura le había destrozado la vida." Así empieza Un debut en la vida (1981), el debut en la novela de la escritora inglesa Anita Bookner, recientemente editada por Libros del Asteroide en traducción de Catalina Martínez Muñoz. La protagonista Ruth Weiss es una profesora universitaria, inteligente pero acomplejada, autora de una tesis doctoral sobre vicio y virtud en la obra de Balzac y especialista en las mujeres de la Comedia Humana. La novela de Brookner adopta el título homónimo de otra novela Balzac, perteneciente a la serie "Escenas de la vida privada", y a lo largo de la misma se alude a diversos personajes balzacianos, como Eugénie Grandet, Modeste Mignon o Dinah de la Baudraye.
Ruth Weiss sabe mucho de ficción pero poco de la vida real en la que parece moverse con patente dificultad, cuando no con torpeza. La lectura de Balzac le ha enseñado cosas, por ejemplo que no quiere ser una cándida y virtuosa doncella como Henriette de Mortsauf, pero tampoco una coqueta irresponsable como la duquesa de Langeais, que tras consumir diversos amantes termina sola en un convento. Lo que mejor comprende la profesora Weiss es "esa percepción de la energía cósmica que tiene Balzac, una fuerza que somete a todos los personajes antes de arrojarlos de nuevo, como átomos, para que bailen en la superficie de una historia particular, se esfumen y aparezcan de nuevo con otro aspecto en otra novela."
Ruth Weiss acaba viendo el mundo bajo el prisma oportunista del gran maestro del realismo: "Comprendió que las historias moralistas se equivocaban mayoritariamente, que incluso Charles Dickens se equivocaba, y que el mundo no se conquista con la virtud. La vida eterna, tal vez, pero ¿eso quién lo sabe? El mundo, no." O sea, mejor serel debut el n mal ganador que un buen perdedor. Pero la vida, como nos muestra Anita Brookner con sabia maestría, es otra cosa y está llena de matices.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…