Ir al contenido principal

Balzac y Brookner

Anita Brookner (1928-2016)

"A los cuarenta años, la doctora Weiss comprendió que la literatura le había destrozado la vida." Así empieza Un debut en la vida (1981), el debut en la novela de la escritora inglesa Anita Bookner, recientemente editada por Libros del Asteroide en traducción de Catalina Martínez Muñoz. La protagonista Ruth Weiss es una profesora universitaria, inteligente pero acomplejada, autora de una tesis doctoral sobre vicio y virtud en la obra de Balzac y especialista en las mujeres de la Comedia Humana. La novela de Brookner adopta el título homónimo de otra novela Balzac, perteneciente a la serie "Escenas de la vida privada", y a lo largo de la misma se alude a diversos personajes balzacianos, como Eugénie Grandet, Modeste Mignon o Dinah de la Baudraye.
Ruth Weiss sabe mucho de ficción pero poco de la vida real en la que parece moverse con patente dificultad, cuando no con torpeza. La lectura de Balzac le ha enseñado cosas, por ejemplo que no quiere ser una cándida y virtuosa doncella como Henriette de Mortsauf, pero tampoco una coqueta irresponsable como la duquesa de Langeais, que tras consumir diversos amantes termina sola en un convento. Lo que mejor comprende la profesora Weiss es "esa percepción de la energía cósmica que tiene Balzac, una fuerza que somete a todos los personajes antes de arrojarlos de nuevo, como átomos, para que bailen en la superficie de una historia particular, se esfumen y aparezcan de nuevo con otro aspecto en otra novela."
Ruth Weiss acaba viendo el mundo bajo el prisma oportunista del gran maestro del realismo: "Comprendió que las historias moralistas se equivocaban mayoritariamente, que incluso Charles Dickens se equivocaba, y que el mundo no se conquista con la virtud. La vida eterna, tal vez, pero ¿eso quién lo sabe? El mundo, no." O sea, mejor serel debut el n mal ganador que un buen perdedor. Pero la vida, como nos muestra Anita Brookner con sabia maestría, es otra cosa y está llena de matices.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.