Ir al contenido principal

Un titán

Honoré de Balzac (1799-1850)


En la historia de la literatura hay muchos grandes escritores; pero gigantes, lo que se dice gigantes, hay bastantes menos. Balzac es uno de ellos.
En Titans of Literature (1932), Barton Rascoe no se olvidó del francés, y le dedica un capítulo bajo el epígrafe de "Balzac, el historiador". De él dice: "Balzac reprodujo en sus novelas cada manifestación de la sociedad de su tiempo. Los futuros estudiantes de este período recurrirán a Balzac, y no a los historiadores, para aprender cómo era la vida en París durante gran parte del siglo XIX. Era un observador meticuloso; era un cronista fiel; y tenía sentido del drama". De hecho no ha habido proyecto o designio tan vasto y tan ambicioso en el campo de la ficción como el que planteó y llevó a cabo Balzac con su ciclo narrativo de la Comedia Humana. Balzac es en sí mismo un mundo; y la Comedia Humana, una literatura entera.
Y, sin embargo, la reputación de Balzac como escritor tardó en llegar. En su época la mayor parte de los críticos lo atacaron y desdeñaron sus novelas, principalmente a causa de su escritura, poco cuidada y elegante de acuerdo con sus finos paladares. Afortunadamente, su apreciación hace tiempo que ha cambiado pero, pese a la actual reorientación crítica, todavía hay lectores renuentes que consideran al autor de Las ilusiones perdidas, un escritor de estilo un tanto tosco y desarreglado, casi pedestre en ocasiones.
Recuerdo que en la Historia de la Literatura (Editorial Luis Vives, 1958), que cursé en 6º de Bachillerato, el anónimo autor del manual se despachaba diciendo: "Balzac como escritor carece de estilo". Lo que no deja de ser cierto si por "estilo" entendemos el uso, entre otros rasgos, de una prosa campanuda o refitolera. Al fin y al cabo como decía Azorín: "El estilo no es nada. El estilo es escribir de tal modo que quien lea piense: Esto no es nada. Que piense: Esto lo hago yo. Y que, sin embargo, no pueda hacer eso tan sencillo -quien así lo crea-; y que eso que no es nada, sea lo más difícil, lo más trabajoso, lo más complicado".
Sea lo que fuere, con estilo o sin estilo, Balzac es un titán de la literatura.  

Comentarios

  1. Vuelvo siempre a Balzac, es un prodigio. Su producción y su fina percepción psicológica es digna de admiración. Precisamente estos días estoy leyendo sus Cuentos droláticos, menos conocidos que el resto de su obra, pero tan cautivadores que cuesta dejar la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Yo también vuelvo a Balzac, después de haberlo tenido "abandonado" demasiado tiempo. Pero es lo que tienen los grandes maestros: siempre están ahí, esperándote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…