Ir al contenido principal

Librerías, de nuevo y de viejo.




El otro día entré en la centenaria librería Ojanguren de Oviedo. Están liquidando existencias y cualquier día echan el cierre definitivo. Otra librería que desaparece.
Por dos euros compré La holandesa errante, una recopilación de artículos de Juan Bonilla, libro publicado por Ediciones Nobel en 1998.
Del artículo "Presente continuo" extraigo el siguiente fragmento:
"Los dos meses que tarda un libro en desaparecer de una librería son una tragedia, sí, pero menos luctuosa de lo que podría llegar a ser si desaparecieran las librerías de viejo cementerios de los que a veces sale uno con la convicción de ser Jesucristo pues lleva bajo el brazo algún Lázaro redivivo. Lo que importa en último término es la literatura, el comercio silencioso entre un lector y las palabras que impresas en una página le cuentan algo de lo que no podrá desembarazarse durante el resto de su vida. Lo demás forma parte tan solo de nuestro espectacular presente, que es nada, que ya no tardará en ser anegado por el tiempo nuevo, que, probablemente, no habrá de ser muy distinto del hoy cansado en que nos agotamos." 

Comentarios

  1. Doncs si Jordi, es una llàstima, aquí la llibreria ONA esta a punt de tancar i el carrer Petrixol , una de tota la vida tancada, es com els cines que ja no en quedan, en fa pensar que ens fem grans i anem perden els records de les coses de quant érem petits, petons,

    ResponderEliminar
  2. Unes llibreries tanquen i altres botigues obren. Tot va passant, i nosaltres amb elles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…