Ir al contenido principal

Las flores rojas de la muerte


Oyó el tropel. Llegaron corriendo. Pero en esta ocasión no se escudó en la mujer. La empujó hacia un lado y él se adornó con flores rojas... Las flores rojas de la muerte, disparando a una velocidad vertiginosa. Y al mismo tiempo se encogía, cambiaba de lado hasta que dejó caer las armas chicas y empuñó aquellas  viejas y celosas pistolas, con las cuales continuó haciendo fuego. Fuego que era correspondido en tanto rebotaban, trastabillaban y caían...

(Ramiro Dexter, Dólares o plomo, Editorial Bruguera, 1964).

Comentarios

  1. ¡Qué tensión! Me encanta el nombre del autor: Ramiro, confiere mucho empaque a su -a todas luces-falso apellido.

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente el protagonista de la novela se llama también Dexter. Junio Dexter.

    ResponderEliminar
  3. ¡Uy, que lectura tan old school! Coincido con Amaltea en que el nombre del autor es de lo más... sorprendente? es como si dijéramos: Jacinto Willis jejeje

    ResponderEliminar
  4. Tiene su punto irónico y excéntrico, cierto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…