Ir al contenido principal

Geología caribeña


En la película Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962), James Bond, interpretado por Sean Connery (no sé si el mejor Bond, pero sí el más carismático), viaja a Jamaica para investigar la desaparición del agente Strangways, jefe local del servicio de inteligencia británico. Durante una visita a la casa de Strangways, Bond descubre un factura del Laboratorio Dent por unos "análisis geológicos", junto con un ejemplar de un libro que, en un brevísimo inserto, vemos que se titula Geological Configuration. II: Eastern Caribbean, de Lyell. Naturalmente este libro no ha existido nunca.
Bond se entrevista con el geólogo R. J. Dent (interpretado por Anthony Dawson), quien le dice que las muestras mandadas analizar por Srangways eran "piedras sin valor" y que solo contenían "óxidos de hierro de baja calidad". Más tarde Bond se entera que las muestras eran radiactivas y que procedían de la isla de Crab Key, propiedad de un misterioso chino-alemán llamado Dr. Julius No, cuyo negocio "oficial" es una mina de bauxita.
En la novela original de Ian Fleming (Dr. No, 1958) no aparece el personaje del geólogo Dent ni tampoco el libro sobre geología caribeña, por lo que hay que atribuir a los guionistas de la película su invención. Además en la novela de Fleming el Dr. No no explota una mina de bauxita sino depósitos de guano; o sea, mierda de guanay. Pero, claro está, esto resultaba poco cinematográfico. 

Comentarios

  1. Claro, queda mucho más peliculero una mina de material radiactivo. La película es entretenida, aunque yo no sea muy jamesbondiana. Sean connery y Daniel Craig, son, en mi opinión, los mejores agentes al servicio de su Majestad.

    ResponderEliminar
  2. El otro día vi una de las películas de Bond interpretadas por Timothy Dalton. Algunos dicen que es el peor Bond por su falta de "carisma", pero a mí me gustó precisamente por esto: es más de carne y hueso, alejado del "héroe" fantástico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).