Ir al contenido principal

Geología caribeña


En la película Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962), James Bond, interpretado por Sean Connery (no sé si el mejor Bond, pero sí el más carismático), viaja a Jamaica para investigar la desaparición del agente Strangways, jefe local del servicio de inteligencia británico. Durante una visita a la casa de Strangways, Bond descubre un factura del Laboratorio Dent por unos "análisis geológicos", junto con un ejemplar de un libro que, en un brevísimo inserto, vemos que se titula Geological Configuration. II: Eastern Caribbean, de Lyell. Naturalmente este libro no ha existido nunca.
Bond se entrevista con el geólogo R. J. Dent (interpretado por Anthony Dawson), quien le dice que las muestras mandadas analizar por Srangways eran "piedras sin valor" y que solo contenían "óxidos de hierro de baja calidad". Más tarde Bond se entera que las muestras eran radiactivas y que procedían de la isla de Crab Key, propiedad de un misterioso chino-alemán llamado Dr. Julius No, cuyo negocio "oficial" es una mina de bauxita.
En la novela original de Ian Fleming (Dr. No, 1958) no aparece el personaje del geólogo Dent ni tampoco el libro sobre geología caribeña, por lo que hay que atribuir a los guionistas de la película su invención. Además en la novela de Fleming el Dr. No no explota una mina de bauxita sino depósitos de guano; o sea, mierda de guanay. Pero, claro está, esto resultaba poco cinematográfico. 

Comentarios

  1. Claro, queda mucho más peliculero una mina de material radiactivo. La película es entretenida, aunque yo no sea muy jamesbondiana. Sean connery y Daniel Craig, son, en mi opinión, los mejores agentes al servicio de su Majestad.

    ResponderEliminar
  2. El otro día vi una de las películas de Bond interpretadas por Timothy Dalton. Algunos dicen que es el peor Bond por su falta de "carisma", pero a mí me gustó precisamente por esto: es más de carne y hueso, alejado del "héroe" fantástico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.