Ir al contenido principal

Geología caribeña


En la película Agente 007 contra el Dr. No (Terence Young, 1962), James Bond, interpretado por Sean Connery (no sé si el mejor Bond, pero sí el más carismático), viaja a Jamaica para investigar la desaparición del agente Strangways, jefe local del servicio de inteligencia británico. Durante una visita a la casa de Strangways, Bond descubre un factura del Laboratorio Dent por unos "análisis geológicos", junto con un ejemplar de un libro que, en un brevísimo inserto, vemos que se titula Geological Configuration. II: Eastern Caribbean, de Lyell. Naturalmente este libro no ha existido nunca.
Bond se entrevista con el geólogo R. J. Dent (interpretado por Anthony Dawson), quien le dice que las muestras mandadas analizar por Srangways eran "piedras sin valor" y que solo contenían "óxidos de hierro de baja calidad". Más tarde Bond se entera que las muestras eran radiactivas y que procedían de la isla de Crab Key, propiedad de un misterioso chino-alemán llamado Dr. Julius No, cuyo negocio "oficial" es una mina de bauxita.
En la novela original de Ian Fleming (Dr. No, 1958) no aparece el personaje del geólogo Dent ni tampoco el libro sobre geología caribeña, por lo que hay que atribuir a los guionistas de la película su invención. Además en la novela de Fleming el Dr. No no explota una mina de bauxita sino depósitos de guano; o sea, mierda de guanay. Pero, claro está, esto resultaba poco cinematográfico. 

Comentarios

  1. Claro, queda mucho más peliculero una mina de material radiactivo. La película es entretenida, aunque yo no sea muy jamesbondiana. Sean connery y Daniel Craig, son, en mi opinión, los mejores agentes al servicio de su Majestad.

    ResponderEliminar
  2. El otro día vi una de las películas de Bond interpretadas por Timothy Dalton. Algunos dicen que es el peor Bond por su falta de "carisma", pero a mí me gustó precisamente por esto: es más de carne y hueso, alejado del "héroe" fantástico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)