Ir al contenido principal

Siete reglas para vivir en Londres

Elsie Kipling
(1896-1976)

En 1908 Rudyard Kipling escribió una carta a su hija Elsie en la que, entre otras cosas, le ofrecía una serie de consejos para vivir en Londres.

Querida Bird
      (...)
      Te envío iunas sencillas reglas para vivir en Londres.

      1. Lávate pronto y temprano con jabón y agua caliente.
      2. No te revuelques en la hierba de los parques: te manchará de negro el vestido.
      3. Nunca comas bollos, ostras, bígaros o caramelos de menta en un autobús. Molesta a los demás pasajeros.
      4. Sé amable con los policías. Nunca sabes cuándo podrías acabar detenida.
      5. Nunca detengas un aurobús con el pie. No es una pelota de cricket.
      6. No intentes quitar los cuadros de las paredes de la National Gallery ni las cajas de las mariposas en el Museo de Historia Natural. Si lo haces, se darán cuenta.
      7. Evita trasnochar, el salmón encurtido, las reuniones públicas, los cruces abarrotados, las alcantarillas, los carros de agua y comer demasiado,

Siempre tuyo.

Papá

(De Guía literaria de Londres, Joan Eloi Roca ed., Ático de los Libros, 2016)

Comentarios

  1. ¡Qué curioso! Grandes consejos sí señor...

    ResponderEliminar
  2. El señor Kipling tenía retranca y muy exacto conocimiento de los peligros y tentaciones de una gran ciudad.
    Que tengas un buen años 2017 y espero acordarme de la regla número 6 cuando visite los museos.

    ResponderEliminar
  3. Un Kipling con sentido del humor y padre adorable. No es la imagen del Kipling más adusto.
    Feliz 2017.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.