Ir al contenido principal

Puntos de vista


En un ensayo incluido en Men of Letters (1927) Philip Guedalla divide la obra de Henry James en tres grandes "reinados": James I, James II y el Viejo Pretendiente. Los más fanáticos jacobitas sienten una predilección especial, casi morbosa, por el viejo pretendiente al trono, que correponde a su etapa creativa terminal, es decir la de sus novelas más largas y complejas, tales como Las alas de la paloma (1902), Los embajadores (1903) y La copa dorada (1904). Es aquí donde los expertos jamesianos hincan con más voracidad y delectación sus afilados dientes críticos, siguiendo el principio según el cual cuanto más alambicada y ambigua sea la obra, mejor para sus intereses académicos y eruditos. Un ejemplo: Ian Watt publicó un artículo entero tratando de desentrañar el primer párrafo de Los embajadores (reimpreso en James's The Amabassadors, ed. S.P. Rosenblaum, 1964).
Una cosa es cierta: Henry James es uno de los grandes técnicos en narrativa de ficción. Se podría hacer un curso completo de escritura creativa con el solo apoyo de sus narraciones y novelas. De hecho, uno de los manuales clásicos sobre técnicas de la escritura, The Craft of Fiction (1921) de Percy Lubbock, se basa en las técnicas desplegadas por el autor de Los europeos. El mismo James se preocupó de teorizar sobre las mismas en los prefacios a sus novelas, reunidos póstumamente en El arte de la novela (1934).
James es conocido por su maestría en el empleo de los "puntos de vista" narrativos, en especial por el llamado "punto de vista limitado", en el que el narrador cuenta la historia en tercera persona, pero dentro de los confines de su experiencia. A este innominado "personaje" le llama James el "foco" o el "centro de consciencia". También muestra su pericia, sobre todo en cuentos y nouvelles, con el denominado narrador "falible" o poco fiable, cuya opinión o relato de los hechos no siempre se corresponde con las opiniones implícitas y normas manifestadas por el autor. ¿Lo que cuenta es lo que realmente sucede? ¿Hasta qué punto nos podemos fiar del narrador? ¿El narrador y el autor son lo mismo? No es de extrañar que Henry James continúe siendo materia de análisis literario.

Comentarios

  1. Claro, es su gran cualidad. Muy pocos escritores son capaces de contraponer dos voces que obligan a los lectores a revisar el propio punto de vista, y aún así, tampoco se cierra el relato. Esta es una manera -un poco retorcida- de evitar que nuestra mente vaya por las senda previsible y segura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esta gran cualidad es la que salva muchas de sus novelas que, sin ella, no serían gran cosa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…