Ir al contenido principal

Árboles


A diferencia de los tiburones blancos, los árboles no poseen la capacidad de defenderse cuando se les ataca. Sus posibles armas de ataque, por ejemplo, las espinas, son estáticas. Esta inmovilidad y su gran tamaño hacen que los árboles no se puedan ocultar en ningún caso. Son, por tanto, las criaturas más indefensas que existen en la creación en relación con el hombre, que los ha situado por debajo del nivel de la sensibilidad, convirtiéndolos así en los seres más fácilmente atacables y destruibles. Su principal defensa evolutiva, al igual que sucede con muchos animales sociales, con las aves y los peces, se encuentra en lo incalculable de su número, es decir, en su capacidad de reproducción (y, en este sentido, para los árboles la longevidad juega también un papel muy importante). Tal vez sea esta faceta pasiva y paciente tan característica de su sistema de autoconservación lo que ha hecho que el hombre, sobreponiéndose a sus antiguos miedos relacionados con las criaturas que pudiera albergar en su seno y con los aspectos sobrenaturales del bosque, los pueda llegar a perdonar y hasta ver en su silenciosas profundidades algo protector, maternal e incluso uterino.

(John Fowles, El árbol, Impedimenta, 2015. Traducción de Pilar Adón).

Comentarios

  1. Joo... que bonito y cuqui, me encanta...

    ResponderEliminar
  2. Los animales tienen muchos defensores,pero los árboles no tanto.

    ResponderEliminar
  3. Y hoy me acabo de enterar que los árboles emanan una sustancia que favorece la respiración, es broncodilatadora. Pasear por un bosque es una de las actividades más placenteras que conozco.

    ResponderEliminar
  4. Y hoy me acabo de enterar que los árboles emanan una sustancia que favorece la respiración, es broncodilatadora. Pasear por un bosque es una de las actividades más placenteras que conozco.

    ResponderEliminar
  5. Y a pesar de ello nos hemos convertido en unos arboricidas.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jorge, conocerás esa verdad de que abrazar a un árbol es una energía positiva recíproca.
    Lo de uterino claro que sí, solo tenemos que pensar en sus raíces.
    Bonita entrada.

    ResponderEliminar
  7. Demasiadas veces nos olvidamos de que los árboles son seres vivos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).