Ir al contenido principal

Un poema de Ciardi

John Ciardi (1916-1986)


BUENAS NOCHES

Una ostra que se fue a dormir hace X millones de años,
arropándose dentro de un fondo de arena, bostezó (por así decirlo),
y despertó a una milla de altitud en el Gran Cañón del Colorado.

Si no estoy aquí para el desayuno, hagan geología cuando ustedes quieran.

(John Ciardi, The Complete Poems, 1997. Traducción: J.O.)

Comentarios

  1. Magnífico Jorge, muchas gracias de nuevo.
    ¿Vendrás a Sevilla alguna vez?.

    ResponderEliminar
  2. De momento no tengo pensado ir, pero a Sevilla siempre desea uno volver.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no soy acérrima a Sevilla. Nací en un pueblo de la Sierra Norte de Sevilla. Y aunque tiene su encanto y monumentos muy hermosos, no es la única.
    Si yo viviera en Nueva York, te diría ¿Vendrás alguna vez a N.Y.?:) jaja...

    En fin, hay que tener cuidado que muchos sevillanos sevillanos se me echan encima.

    ResponderEliminar
  4. Sí, cada cual tiene su propia visión y opinión de la ciudad donde vive, y no tiene por qué coincidir cobn la de los demás.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que no, en la variedad está el gusto. Afortunadamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.