Ir al contenido principal

Extraño movimiento de tierras


Sabía, por la bibliografía, del insólito suceso relatado en una carta de Gaspar de Ybarra al P. Arana en la Asturias del siglo XVII, pero nunca había tenido ocasión de consultarla. Gracias a mi amigo Evariso Álvarez Muñoz, bibliotecario de la Escuela de Minas de Oviedo, que la ha rescatado de entre los "papeles de jesuitas" depositados en la Real Academia de la Historia, he podido ahora leerla en su integridad. Se titula Relación de un casso raro, y portentosso, que succedio en el Principado de Asturias el mes de Marzo de 1644, no lejos de la ciudad de Obiedo. Fue certíssima, y hubo tantos testigos oculares, como personas tenia toda aquella comarca y vecindad.
El hecho sucedió en el pueblo de Castañeda, en el concejo de Miranda, una noche cuando toda la gente del lugar "estaba recogida en sus pobres choças". Entonces "començo a dar estallidos horrendos el monte arrojando de si un pedaço tan grande de la cima, y con tal violencia, que vino a caer con tal proporcion en el lugar vecino que sin dejar una casa le arruino todo, no perdonando vida alguna de quantos vecinos en el moraban: y dejando el lugar de modo, que uno que fue de aquí a verle, afirma que no hay rastro  de tal lugar, y que ha quedado todo aquello como si tal poblacion no uviesse sido". Este mismo testigo afirmó que a su vista habían sacado no menos de treinta cuerpos muertos.
Otra cosa extraña aconteció, y fue que "esta misma noche (en que debia de haber luna) salieron 6 hombres a cortar leña a esrte monte, y los 5 se quedaron alla riva muertos, y al otro se le trajo consigo al lugar dandole el consuelo de morir entre los suios". Otros cinco hombres se hallaron ahogados en el río "sin aver caido nada del monte". Desde luego, raro y portentoso sí que fue.

Comentarios

  1. Curioso Jorge, hace un rato estaba curioseando sobre el agujero negro en el espacio.
    Estas cosas tan raras que hay, que pasan y que casi nunca tienen una explicación exacta.
    Por si acaso, no quiero verlas "no baya ser que algo tan portentozo acave con nosotros".

    ResponderEliminar
  2. la verdad, estamos rodeados de "portentos"; algunos ya nos son familiares.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.