Ir al contenido principal

Extraño movimiento de tierras


Sabía, por la bibliografía, del insólito suceso relatado en una carta de Gaspar de Ybarra al P. Arana en la Asturias del siglo XVII, pero nunca había tenido ocasión de consultarla. Gracias a mi amigo Evariso Álvarez Muñoz, bibliotecario de la Escuela de Minas de Oviedo, que la ha rescatado de entre los "papeles de jesuitas" depositados en la Real Academia de la Historia, he podido ahora leerla en su integridad. Se titula Relación de un casso raro, y portentosso, que succedio en el Principado de Asturias el mes de Marzo de 1644, no lejos de la ciudad de Obiedo. Fue certíssima, y hubo tantos testigos oculares, como personas tenia toda aquella comarca y vecindad.
El hecho sucedió en el pueblo de Castañeda, en el concejo de Miranda, una noche cuando toda la gente del lugar "estaba recogida en sus pobres choças". Entonces "començo a dar estallidos horrendos el monte arrojando de si un pedaço tan grande de la cima, y con tal violencia, que vino a caer con tal proporcion en el lugar vecino que sin dejar una casa le arruino todo, no perdonando vida alguna de quantos vecinos en el moraban: y dejando el lugar de modo, que uno que fue de aquí a verle, afirma que no hay rastro  de tal lugar, y que ha quedado todo aquello como si tal poblacion no uviesse sido". Este mismo testigo afirmó que a su vista habían sacado no menos de treinta cuerpos muertos.
Otra cosa extraña aconteció, y fue que "esta misma noche (en que debia de haber luna) salieron 6 hombres a cortar leña a esrte monte, y los 5 se quedaron alla riva muertos, y al otro se le trajo consigo al lugar dandole el consuelo de morir entre los suios". Otros cinco hombres se hallaron ahogados en el río "sin aver caido nada del monte". Desde luego, raro y portentoso sí que fue.

Comentarios

  1. Curioso Jorge, hace un rato estaba curioseando sobre el agujero negro en el espacio.
    Estas cosas tan raras que hay, que pasan y que casi nunca tienen una explicación exacta.
    Por si acaso, no quiero verlas "no baya ser que algo tan portentozo acave con nosotros".

    ResponderEliminar
  2. la verdad, estamos rodeados de "portentos"; algunos ya nos son familiares.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…