Ir al contenido principal

Aspern


Creo que la primera vez que se publica en España de forma individual una nouvelle de Henry James es Los papeles de Jeffrey Aspern, en la no tan lejana fecha de 1946. La publicó la barcelonesa Ediciones Lauro, en traducción de Juan Antonio Antequera, dentro de la colección "Los escritores de ahora" (aunque para entonces James llevara ya treinta años muerto). El libro, cuidado como toda la producción del sabio editor José Janés, lleva sobrecubierta del ilustrador Juan Palet y el diseño de la portada (a dos tintas) es de R. Giralt Miracle.Como se dice en la solapa: "Con la publicación de Los papeles de Jeffrey Aspern queda finalmente incorporado al repertorio editorial español uno de los escritores más importantes de lengua inglesa..."
No es de extrañar la tardanza en publicar a Henry James en España, si tenemos en cuenta que lo mismo sucedió en otros países del ámbito eiropeo. En sus últimos años James tuvo que ver cómo los lectores se alejaban de él, sus libros ya no se vendían y los críticos le desdeñaban, cuando no se burlaban abiertamente. Solo un pequeño círculo de partidarios mantuvo el fervor tras su muerte. En los años veinte y treinta del pasado siglo James era un recuerdo apolillado. A partir de los años cuarenta y cincuenta, sin embargo, resurge el interés por el autor de Retrato de una dama, gracias al empeño de unos pocos, pero influyentes, profesores universitarios norteamericanos que sin mucha oposición crítica logran su revalorización, elevando su figura a los altares del canon. Y en el sigue desde entonces, inamovible.
Los papeles de Aspern fue escrito en 1888 y su acción transcurre en Venecia. Sus personajes centrales son dos damas americanas, la señorita Juliana Bordereau y su sobrina Tina (o Tita en su primera versión), y un compatriota suyo, un erudito que ansía conseguir los manuscritos dejados por un poeta americano que en su día fuera amante de Miss Bordereau. Es una de las más conocidas y mejores novelas cortas de la primera época del autor, y una de sus obras más adecuadas para entrar en el universo literario del escritor. Tras el fondo decadenrte de un palazzo herido por la mordedura del tiempo late un mundo de secretos, manipulación, codicia, misterio y deseo. Puro James.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…