Ir al contenido principal

Laye




Había leído numerosas referencias a la revista Laye, pero hasta hace poco no he podido verla y tenerla en la mano. Laye se publicó de 1950 a 1954 en Barcelona, editada por la Delegación Provincial de Educación Nacional, y pronto se convirtió en el altavoz del que años más tarde sería conocido como la grupo barcelonés de la generación del medio siglo o de los 50. Entre ellos cabe memcionar a los hermanos Luis y José Agustín Goytisolo, Carlos Barral. Jaime Gil de Biedma, Josep Mª Castellet, Joan Ferraté y su hermano Gabriel Ferrater, y Manuel Sacristán.
El número que tengo a la vista es el 24, y fue el último número que salió a la luz. Aunque la revista no pasaba censura previa, no la eximió de problemas con el obispado y con sectores de la "vieja guardia" falangista. El número en cuestión consta de 114 páginas, más otras 31 páginas a modo de anexo o suplemento en fino papel azul. Incorpora un par de dibujos de José María de Martín. Como director figura oficialmente Eugenio Fuentes Martín, si bien el verdadero director en la sombra fue Manuel Sacristám.
Visto ahora, el sumario asombra. Comprende, entre otros, artículos de José Agustín Goytisolo (sobre el rastro poético de Vicente Huidobro), Juan Goytisolo (acerca del universo de Guido Piovene), Carlos Barral  sobre Vicente Aleixandre), Manuel S. Luzón (sobre el "Alfanhuí" de Rafael Sánchez Ferlosio) y Gert Schiff (en torno a la pintura alemana contemporánea); una comedia dramática en dos actos (Presagio), de Luis Delgado Benavente; crítica de cine (a cargo de García Seguí); de teatro (a cargo de Castellet); y de libros, con dos reseñas destacables, una de Doireann MacDermott sobre The Living Room, de Graham Greene, y otra de Jaime Ferrán de las Elegías de Bierville, de Carles Riba, en la versión castellana de Alfonso Costafreda. La pièce d resistance es un largo artículo, el VII de una serie titulada "Notas apasionadas sobre España", firmado por "Arévaco" (pseudónimo de Esteban Pinilla de las Heras), en el que se analiza el "individualismo español".Demasiado para las autoridades del régimen.

Comentarios

  1. Hola Jorge, con un poco de tiempo, vengo y me pongo al día de tus entradas que sabes que me apasionan.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida de nuevo a Obiter dicta. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una revista de autores y textos excelentes en donde el grupo de los 50 ya destacaba. En especial Carlos Barral, especialmente dotado para la teoría poética y en cuyas páginas bien lo demuestra. JL. Gracias por recordárnosla.

    ResponderEliminar
  4. Una revista de autores y textos excelentes en donde el grupo de los 50 ya destacaba. En especial Carlos Barral, especialmente dotado para la teoría poética y en cuyas páginas bien lo demuestra. JL. Gracias por recordárnosla.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda es una de las revistas básicas para entender el desarrollo de la poesía española (al menos de cierta poesía) de los años cincuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …