Ir al contenido principal

Laye




Había leído numerosas referencias a la revista Laye, pero hasta hace poco no he podido verla y tenerla en la mano. Laye se publicó de 1950 a 1954 en Barcelona, editada por la Delegación Provincial de Educación Nacional, y pronto se convirtió en el altavoz del que años más tarde sería conocido como la grupo barcelonés de la generación del medio siglo o de los 50. Entre ellos cabe memcionar a los hermanos Luis y José Agustín Goytisolo, Carlos Barral. Jaime Gil de Biedma, Josep Mª Castellet, Joan Ferraté y su hermano Gabriel Ferrater, y Manuel Sacristán.
El número que tengo a la vista es el 24, y fue el último número que salió a la luz. Aunque la revista no pasaba censura previa, no la eximió de problemas con el obispado y con sectores de la "vieja guardia" falangista. El número en cuestión consta de 114 páginas, más otras 31 páginas a modo de anexo o suplemento en fino papel azul. Incorpora un par de dibujos de José María de Martín. Como director figura oficialmente Eugenio Fuentes Martín, si bien el verdadero director en la sombra fue Manuel Sacristám.
Visto ahora, el sumario asombra. Comprende, entre otros, artículos de José Agustín Goytisolo (sobre el rastro poético de Vicente Huidobro), Juan Goytisolo (acerca del universo de Guido Piovene), Carlos Barral  sobre Vicente Aleixandre), Manuel S. Luzón (sobre el "Alfanhuí" de Rafael Sánchez Ferlosio) y Gert Schiff (en torno a la pintura alemana contemporánea); una comedia dramática en dos actos (Presagio), de Luis Delgado Benavente; crítica de cine (a cargo de García Seguí); de teatro (a cargo de Castellet); y de libros, con dos reseñas destacables, una de Doireann MacDermott sobre The Living Room, de Graham Greene, y otra de Jaime Ferrán de las Elegías de Bierville, de Carles Riba, en la versión castellana de Alfonso Costafreda. La pièce d resistance es un largo artículo, el VII de una serie titulada "Notas apasionadas sobre España", firmado por "Arévaco" (pseudónimo de Esteban Pinilla de las Heras), en el que se analiza el "individualismo español".Demasiado para las autoridades del régimen.

Comentarios

  1. Hola Jorge, con un poco de tiempo, vengo y me pongo al día de tus entradas que sabes que me apasionan.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida de nuevo a Obiter dicta. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una revista de autores y textos excelentes en donde el grupo de los 50 ya destacaba. En especial Carlos Barral, especialmente dotado para la teoría poética y en cuyas páginas bien lo demuestra. JL. Gracias por recordárnosla.

    ResponderEliminar
  4. Una revista de autores y textos excelentes en donde el grupo de los 50 ya destacaba. En especial Carlos Barral, especialmente dotado para la teoría poética y en cuyas páginas bien lo demuestra. JL. Gracias por recordárnosla.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda es una de las revistas básicas para entender el desarrollo de la poesía española (al menos de cierta poesía) de los años cincuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).