Ir al contenido principal

Afrodisíacos

Norman Douglas publicó Paneros. Some Words on Aphrodisiacs and the Like en una edición privada, de corta tirada, en 1930, por Orioli de Florencia. Un año después lo editaría en Londres Chatto & Windus. Como dato llamativo, esta elegante edición, en grueso papel de hilo y amplios márgenes, lleva en el frontisccpicio un retrato del autor de ¡cuando era un niño!.


El libro recopila todo tipo de sustancias y materias animales, vegetales y minerales, consideradas  afrodisíacas desde la antigüedad hasta nuestros días. Una de los especímenes descritos es una planta llamada satirión u orchis, cuya raíz es tenida como un potente estimulante del deseo carnal. Celio Aureliano, Dioscórides y Maquiavelo, entre otros, hablan de los efectos provocativos del satirión. Los turcos y otros orientales la utilzan para hacer un licor llamado salep. Este es un dibujo de dicha planta:


Según la mitología Orchis, hijo de una ninfa y de un sátiro, fue fulminado por los dioses por desflorar, borracho, a una sacerdotisa de Baco. La esencia de satirión es laboriosa de obtener. Hay que tener en cuenta que de los dos a modo de "cojoncillos" que constituyen la raíz, casi siempre uno de ellos está fláccido, blando y arrugado, y hay que descartarlo, ya que su virtud es, en este caso, de naturaleza saturniana, según Paracelso, y tiene el efecto contrario; o sea, de reprimir y extinguir el impulso sexual. En el tratado Basilica Chymica (1608), de Crollius, hay una receta muy recomendable de elixir de satirión.   

Comentarios

  1. Me recuerda esa descripción de Paracelso a la magia simpática, tan bien analizada por Frazer en su libro "La rama dorada". Invocar curación y remedio de lo que es semejante al mal, en este caso a la falta de vigor sexual.
    En cuanto al retrato del autor para ilustrar el tratado, es una buena ocurrencia, no se sabe si para atraer la simpatía y la indulgencia de un público propenso a la censura moral, o bien para mostrar el hermoso resultado procreador-un niño muy mono-de los remedios afrodisíacos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con tus comentarios. Creo que Douglas se tomó este libro como un divertimento irónico para sus amigos.

    ResponderEliminar
  3. Qué libros más raros que te encuentras! Y luego, el niño parece una niña. Me parece un poco extraño que aparezca en la portada del libro sabiendo su temática... raro raro...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Douglas no era nada convencional. Raro sí que parece.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…