Ir al contenido principal

Trabajar la palabra como si fuera una piedra

Gottfried Benn (1886-1956)


En el principio era la palabra y no el parloteo, y al final no será la propaganda sino de nuevo la palabra.

Escribir, no importa si en verso o en prosa, significa trabajar la palabra como si fuera una piedra, una piedra desnuda ¡sí, un oficio despiadado! El arte no es para "entender", el arte se divide conforme a su impronta y propaga sus semillas, y esta es su ley. Pero continúo a repetir siempre y donde sea: esto solo es válido con respecto al sitio, al momento y al fenotipo; es decir, solo por la frase que se está escribiendo. No más respuestas, no más teorías generales. El hombre existencial renuncia al factor respuesta, practica la autocepillada.

Si se escribiese solamente aquello que quince años después sería oportuno haber escrito, es probable que no se escribiese absolutamente nada.

Un escritor no existe más allá de sus libros. Solamente las frases tienen valor, y esta también es la exacta formulación que de ellas ha sido dada.

Tener las ideas confusas y no saber escribir no es surrealismo.

(Gottfried Benn, Aforismos. La palabra es el falo del espíritu, Universidad Autónoma de Puebla, México. Trad. José Manuel Recillas)

Comentarios

  1. Esta entrada reafirma lo que dijo Goethe sobre la literatura -más o menos-: que tuviera interés y fuera apetecible sin importar en dónde ni el tiempo en el que se escribió.
    En fin, que sí, que escribir es un oficio duro, solo apto para quienes están dispuesto a despellejarse sin aspirar a otra cosa que no sea buscar en la escritura el sustento vital, y quizás provocar con la palabra escrita que otros disfruten, aprendan y exploren en cualquier tiempo y lugar.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, esta parece ser la idea que late detrás de estos aforismos.

    ResponderEliminar
  3. Qué título más bonito, y después nada más que se escribe de flores, primaveras y detalles de este estilo... con lo dura que es una piedra:)

    ResponderEliminar
  4. No estaría mal escribir un ensayo con el título de "El escritor como picapedrero", o algo así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…