Ir al contenido principal

Trabajar la palabra como si fuera una piedra

Gottfried Benn (1886-1956)


En el principio era la palabra y no el parloteo, y al final no será la propaganda sino de nuevo la palabra.

Escribir, no importa si en verso o en prosa, significa trabajar la palabra como si fuera una piedra, una piedra desnuda ¡sí, un oficio despiadado! El arte no es para "entender", el arte se divide conforme a su impronta y propaga sus semillas, y esta es su ley. Pero continúo a repetir siempre y donde sea: esto solo es válido con respecto al sitio, al momento y al fenotipo; es decir, solo por la frase que se está escribiendo. No más respuestas, no más teorías generales. El hombre existencial renuncia al factor respuesta, practica la autocepillada.

Si se escribiese solamente aquello que quince años después sería oportuno haber escrito, es probable que no se escribiese absolutamente nada.

Un escritor no existe más allá de sus libros. Solamente las frases tienen valor, y esta también es la exacta formulación que de ellas ha sido dada.

Tener las ideas confusas y no saber escribir no es surrealismo.

(Gottfried Benn, Aforismos. La palabra es el falo del espíritu, Universidad Autónoma de Puebla, México. Trad. José Manuel Recillas)

Comentarios

  1. Esta entrada reafirma lo que dijo Goethe sobre la literatura -más o menos-: que tuviera interés y fuera apetecible sin importar en dónde ni el tiempo en el que se escribió.
    En fin, que sí, que escribir es un oficio duro, solo apto para quienes están dispuesto a despellejarse sin aspirar a otra cosa que no sea buscar en la escritura el sustento vital, y quizás provocar con la palabra escrita que otros disfruten, aprendan y exploren en cualquier tiempo y lugar.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, esta parece ser la idea que late detrás de estos aforismos.

    ResponderEliminar
  3. Qué título más bonito, y después nada más que se escribe de flores, primaveras y detalles de este estilo... con lo dura que es una piedra:)

    ResponderEliminar
  4. No estaría mal escribir un ensayo con el título de "El escritor como picapedrero", o algo así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).