Ir al contenido principal

Cuchillada de asombro

Charles Morgan (1894-1958)

Los días que siguieron a la iniciación de la ofensiva alemana en el verano del año cuarenta y cuatro dieron a toda experiencia personal un cortante filo que no había tenido en Inglaterra desde que se divisó la Armada (...) Todas las cosas buenas resultaban más preciosas; aun las cosas que, en sí mismas, no eran ni buenas ni malas -un libro de cuentas sobre la mesa, un paquete de viejas cartas en un cajón- resultaban extraordinarias porque eran inanimadas, porque habían existido antes del conflicto y continuaban en sus lugares, todavía inconscientes de él. Había una cuchillada de asombro en cada despreocupado movimiento de un pájaro, en la impasible continuidad del arroyo, en el distante e inalterado proceso de la Naturaleza.

( Charles Morgan, La estancia vacía, Ediciones G.P., 1959. Traducción de Simón Santaines)

Comentarios

  1. Parece una escena minimalista, casi se puede ver con tan delicada descripción.

    Me encantó.



    ResponderEliminar
  2. Morgan suele ser bastante aburrido, pero de vez en cuando tiene estos destellos que sorprenden al lector.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.