Ir al contenido principal

Un poema de Villarta


MUDOS CONFIDENTES

Volveré con la llave de las brumas
y las hierbas, felices de rocío
en los bosques donde las hayas cantan
con la voz infinita de  los pájaros.
Regresaré amazona del verano
sobre un caballo de color de almendra,
a los rosales y a las buganvillas
que plantara mi padre en nuestro huerto;
a la casa que huele a mar y tierra
la resonancia de las caracolas,
al desván que albergó mis fantasías
en el barco pendiente del vigamen,
el espejo de marco desconchado,
al marquesín de la blanca peluca
que bailaba minués con la marquesa,
sobre el arzón de la caja de música,
y que fueron los mudos confidentes
de mis sueños de niña, de la dueña
de una pluma, un cuaderno y un canario,
unos versos, un can y una tortuga.

(Ángeles Villarta, Costa verde. Edición de la autora, Talleres Fareso, Madrid, 1959)

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué lástima no haberla conocido antes! Javier Lasheras.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué lástima no haberla conocido antes! Javier Lasheras.

    ResponderEliminar
  4. Un poema de los que nunca me cansaría de leer. Es precioso.
    Me gusta mucho todo lo que traes a tu blog, me gusta la sensibilidad que tienes en elegir aquello que más te gusta cuando lees. Será que coincidimos en estas lecturas.

    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  5. Javier, nadie nos dijo ni que existiera, porque nadie se acordaba de ella. De modo que hemos tenido que descubrirla por nuestra cuenta y demasiado tarde.
    L.N.J.: Me alegro de las coincidencias.El poema de Villarta es una muestra de que poesía aparentemente sencilla, pero que cala.

    ResponderEliminar
  6. Que maco Jordi, es un poema amb molt de sentiment i aquets dies que nosaltres estem com més sensibilitats, m'agradat llegir-lo, ho he fet varios cops i cada vegada m'agrada més, gracies per ensenyar-me'l.Petonts Montse

    ResponderEliminar
  7. Doncs sí, Montse, és un poema d'una gran sensibilitat. Petons.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…