Ir al contenido principal

Un poema de Villarta


MUDOS CONFIDENTES

Volveré con la llave de las brumas
y las hierbas, felices de rocío
en los bosques donde las hayas cantan
con la voz infinita de  los pájaros.
Regresaré amazona del verano
sobre un caballo de color de almendra,
a los rosales y a las buganvillas
que plantara mi padre en nuestro huerto;
a la casa que huele a mar y tierra
la resonancia de las caracolas,
al desván que albergó mis fantasías
en el barco pendiente del vigamen,
el espejo de marco desconchado,
al marquesín de la blanca peluca
que bailaba minués con la marquesa,
sobre el arzón de la caja de música,
y que fueron los mudos confidentes
de mis sueños de niña, de la dueña
de una pluma, un cuaderno y un canario,
unos versos, un can y una tortuga.

(Ángeles Villarta, Costa verde. Edición de la autora, Talleres Fareso, Madrid, 1959)

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué lástima no haberla conocido antes! Javier Lasheras.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué lástima no haberla conocido antes! Javier Lasheras.

    ResponderEliminar
  4. Un poema de los que nunca me cansaría de leer. Es precioso.
    Me gusta mucho todo lo que traes a tu blog, me gusta la sensibilidad que tienes en elegir aquello que más te gusta cuando lees. Será que coincidimos en estas lecturas.

    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  5. Javier, nadie nos dijo ni que existiera, porque nadie se acordaba de ella. De modo que hemos tenido que descubrirla por nuestra cuenta y demasiado tarde.
    L.N.J.: Me alegro de las coincidencias.El poema de Villarta es una muestra de que poesía aparentemente sencilla, pero que cala.

    ResponderEliminar
  6. Que maco Jordi, es un poema amb molt de sentiment i aquets dies que nosaltres estem com més sensibilitats, m'agradat llegir-lo, ho he fet varios cops i cada vegada m'agrada més, gracies per ensenyar-me'l.Petonts Montse

    ResponderEliminar
  7. Doncs sí, Montse, és un poema d'una gran sensibilitat. Petons.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).