Ir al contenido principal

Paradójicas criaturas


No iban más que tres en aquella astronave: tres seres de aspecto extraño, pero correspondiente a una forma de existencia especial. Así, sobre diez alargados filamentos, que no tocaban tierra, ya que los "Olfos" era perfectamente ingrávidos, se veía una descomunal cabeza, ligeramente acebollada, con dos ojos enormes que ocupaban no solo la cara anterior sino parte de los laterales (...).
     Ahora, ante el visor gigantesco de uno de sus aparatos, que estaban enfocando sobre el Tercer Mundo (Tierra), observaban una de las ciudades del Globo (...) Lo que les tenía pendientes de las imágenes que desfilaban ante sus enormes ojos, lo que les emocionaba e interesaba.era las criaturas que poblaban aquel mundo organizado: el hombre.
     (...)
     -No consideran la inteligencia como tesoro individual y colectivo, sino como medio para conseguir... ¿qué es eso que consiguen?
     Esperaron al analizador, que no tardó en responder más concretamente.
     -Lo llaman "dinero" -concretó Al-File.
     -Y luchan, trabajan y pelean por ello.
     -Lo extraordinario es que el dinero no forma parte integrante de su metabolismo, ya que no comen papel ni metal.
     -Sí, pero lo consideran primordial, no solo por el poder adquisitivo que les proporciona, sino por el gusto extraño de almacenarlo, de saberse más poderosos, ellos dicen "ricos", que los demás.
     -¡Paradójicas criaturas!

(Law Space, Alucinosis. Ediciones Toray, 1961)

Comentarios

  1. El poder del dinero -qué bien describe esta anomalía de la sociedad humana- su ausencia es un excelente indicador para medir el desarrollo de una civilización.
    Seguro que habrá otras sociedades inteligentes, por esos mundos galácticos, que no necesitan un sistema de pago y acumulación tan primitivo y con tan nefastos resultados. A ver si vienen pronto y nos lo explican.

    ResponderEliminar
  2. Los "olfos" no eran nada tontos. Captaron enseguida la mayor debilidad humana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…