Ir al contenido principal

Paradójicas criaturas


No iban más que tres en aquella astronave: tres seres de aspecto extraño, pero correspondiente a una forma de existencia especial. Así, sobre diez alargados filamentos, que no tocaban tierra, ya que los "Olfos" era perfectamente ingrávidos, se veía una descomunal cabeza, ligeramente acebollada, con dos ojos enormes que ocupaban no solo la cara anterior sino parte de los laterales (...).
     Ahora, ante el visor gigantesco de uno de sus aparatos, que estaban enfocando sobre el Tercer Mundo (Tierra), observaban una de las ciudades del Globo (...) Lo que les tenía pendientes de las imágenes que desfilaban ante sus enormes ojos, lo que les emocionaba e interesaba.era las criaturas que poblaban aquel mundo organizado: el hombre.
     (...)
     -No consideran la inteligencia como tesoro individual y colectivo, sino como medio para conseguir... ¿qué es eso que consiguen?
     Esperaron al analizador, que no tardó en responder más concretamente.
     -Lo llaman "dinero" -concretó Al-File.
     -Y luchan, trabajan y pelean por ello.
     -Lo extraordinario es que el dinero no forma parte integrante de su metabolismo, ya que no comen papel ni metal.
     -Sí, pero lo consideran primordial, no solo por el poder adquisitivo que les proporciona, sino por el gusto extraño de almacenarlo, de saberse más poderosos, ellos dicen "ricos", que los demás.
     -¡Paradójicas criaturas!

(Law Space, Alucinosis. Ediciones Toray, 1961)

Comentarios

  1. El poder del dinero -qué bien describe esta anomalía de la sociedad humana- su ausencia es un excelente indicador para medir el desarrollo de una civilización.
    Seguro que habrá otras sociedades inteligentes, por esos mundos galácticos, que no necesitan un sistema de pago y acumulación tan primitivo y con tan nefastos resultados. A ver si vienen pronto y nos lo explican.

    ResponderEliminar
  2. Los "olfos" no eran nada tontos. Captaron enseguida la mayor debilidad humana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…