Ir al contenido principal

Hacer pasar la vida

André Chamson (1980-1983)

La mayor función de la novela parece ser, en efecto, hacer pasar la vida en la conciencia clara de su creador y de su lector.


El mundo se va a rehacer alrededor de un pedazo de pan.
No puedo dejar de pensar en este pedazo de pan. No imagino su forma, ni su color, pero sé que él lleva la ternura y la generosidad, el olor de la soledad y el gusto de la justicia. No puedo salir de esta obsesión. Es la forma de futuro que entreveo más allá del día de la libertad.

(André Chamson, Fragments d'un Liber Veritatis (1941-1942), Gallimard, 1946. Traducción: J.O.)     


Comentarios

  1. El milagro de una buena novela es que altera nuestra vida, los efectos perviven somo si lo relatado formara parte de nuestra propia experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Esta es la idea principal, sí. Que se consiga o no esta es otrra cosa. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso texto Jorge, me encanta esa sensibilidad tuya de extraer estas pequeñas líneas que con tan poco, dicen mucho.

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vosotros que los leéis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).