Ir al contenido principal

Salter



Ha muerto James Salter, a los 90 años de edad. Uno de los grandes. Desde que lo descubrí por primera vez hasta hace poco que leí su última y magnífica novela Todo lo que hay, he disfrutado de su prosa precisa -"luminosa" la han llamado algunos- y de sus historias tremendamente humanas. "Escribo -dijo- acerca de lo que sé y de lo que siento y lo que he vivido, que es auténtico y genuino independientemente de lo que guste o interese".
     De él se ha dicho que era un "escritor de escritores". No estoy de acuerdo. Era un escritor para todos los lectores; eso sí, que supieran apreciar su excelente oficio y su sensibilidad como escritor. Es cierto que no fue tan popular ni famoso como otros colegas suyos, incluso con menos méritos; pero también es cierto que jamás dedicó un minuto al "postureo" y al autobombo.       

     Les dejo con una reseña que escribí para la revista Letras Libres hace años, cuando Salter era aun muy poco conocido en España. 

Comentarios

  1. Se fue otro gran escritor. Todo lo que hay es una de mis novelas contemporáneas favoritas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …