Ir al contenido principal

Ruskin

John Ruskin (1819-1900), por John Everett Millais

A John Ruskin le interesaba la geología en cuanto a fuerza modeladora de la naturaleza. Las montañas le fascinaban y en ellas veía el componente esencial del paisaje natural. En Pintores modernos (1843-1860) escribe con pasión sobre ellas, en especial las de los Alpes, y reconoce la importancia de las rocas que las constituyen: "Entre todos los objetos naturales, de ninguno podemos sacar tantas enseñanzas como de las piedras. Parecen haber sido especialmente creadas para recompensar al atento y constante observador."
Ruskin creía en la influencia directa de las montañas sobre el hombre: "A mi entender los que habitan sobre sobre terrenos graníticos gozan siempre de una salud vigorosa y de una gran fuerza de carácter, más o menos debilitado o modificado, como es natural, por las demás circunstancias de su vida; pero siempre muy personal y definido, y siempre distinto de los que habitan las otras regiones menos puras de las montañas."
En Las piedras de Venecia (1851-53) hay bellas descripciones de los materiales pétreos de construcción, en particular del mármol, al que ve como una roca "preparada por la naturaleza para el escultor y el arquitecto, como el papel es preparado por el fabricante para el artista; y con tanto esmero, mejor dicho, con mayor esmero y más perfecta adaptación del material para sus fines." Para Ruskin la naturaleza en general y los materiales terrestres en particular conllevan todo tipo de enseñanzas útiles. Así, en La ética del polvo (1866), volumen que reúne una serie de conferencias impartida en un colegio de niñas, se sirve de la cristalografía para sus lecciones de moral.

Comentarios

  1. Me ha dejado intrigada con esas conferencia de cristalografía como excusa para aleccionar a las niñas.
    Habría que saber si las criaturas sacaron algún provecho o se dieron a la mala vida, quizás.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que debieron alucinar y no entendieron nada.

    ResponderEliminar
  3. Algún recuerdo resulta inevitable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…