Ir al contenido principal

Prudencio de Pereda

Prudencio de Pereda

En el último número (116) de Clarín. Revista de Nueva Literatura, viene un artículo mío, titulado "Prudencio de Pereda, español de Brooklyn", en el que doy noticia de este olvidado escritor.
Prudencio de Pereda nació en Brooklyn, Nueva York, en 1912. Sus padres eran españoles inmigrantes. Graduado en 1933 en el City College de Nueva York viajó a España y comenzó a escribir relatos cortos que fueron publicados en diversas revistas literarias. Algunos de ellos ganaron premios y fueron antologados entre los mejores relatos de 1937 y 1938. En 1937 conoció a Hemingway, su maestro, por el que sintió toda su vida una gran admiración. Junto a él colaboró en los guiones de los documentales sobre la Guerra Civil española Spain in Flames y Spanish Earth, impulsados por John Dos Passos y dirigidos por Helene Van Dongen y Joris Ivens, respectivamente. Durante la II Guerra Mundial Pereda sirvió en la Oficina de Censura, como censor y traductor de cartas en español. Terminada la guerra trabajó como publicitario, intérprete y bibliotecario.
Su primera novela, All the Girls We Loved (1948), fue muy bien acogida, tuvo dos ediciones de bolsillo y se vendieron en total más de 500.000 ejemplares. Su siguiente novela, Fiesta (1953), está ambientada en un pueblo burgalés y en ella se describen las tensiones entre la gente del pueblo, consecuencia de la guerra civil, la influencia de la religión y la represión política. Su última y posiblemente mejor novela llegaría en 1960 con Windmills in Brooklyn. la novela tiene un marcado carácter autobiográfico y cuenta, en primera persona, recuerdos de su infancia en el seno de la pequeña colonia española de Brooklyn Heights. El tono cercano y familiar, la mirada candorosa del narrador y el humor son tres de los componentes que hacen de esta obra una deliciosa reminiscencia. Tras Windmills in Brooklyn, Prudencio de Pereda dejó de publicar y se retiró a Sunbury, Pensilvania, donde murió en 1973.

Comentarios

  1. No tenía ni idea de la existencia de este escritor. Empezaré por leer tu artículo en Clarín.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…