Ir al contenido principal

Niñas humanas


     El señor Weston advirtió la presencia de una niña a la que, al salir de una curva muy cerrada, atropelló inseperadamente. Miró el sitio donde yacía tendida y le pidió que se levantara y volviera corriendo a su casa, y así lo hizo ella, risueña, sin parecer mada afectada por el percance. Este ligero incidente, sin embargo, le soltó la lengua a Michael.
     -Una niña humana -dijo- es una criatura puesta en un plato para que el tiempo se alimente de ella. Lleva ligas, vestidos y enaguas, y más adelante volantes y cintas rosas. Sale de paseo el séptimo día de la semana y suspira al encontrarse con unos pantalones de domingo. Se encuentran, se abrazan y se divierten tanto como pueden durante escasos años, y luego enferman y descienden a los muertos.
     -¿Y qué hay de malo en ello? -preguntó el señor Weston, conduciendo con cautela la camioneta al doblar una esquina.
     -Nada, señor, de lo que tenga yo conciencia -respondió Michael alegremente-, pues la humanidad no es sino un elemento cambiante, en constante movimiento, estremecido y turbado como el mar, arrasado por todos los vientos y arrastrado por todas las mareas.

(T. F. Powys, El buen vino del señor Weston. Ediciones Alfabia, 2014. Traducción de Gaizka Ramón)

Comentarios

  1. El texto da escalofríos.

    ResponderEliminar
  2. Powys es un escritor intrigante.

    ResponderEliminar
  3. Recomienda la lectura completa de este libro?

    ResponderEliminar
  4. Powys no es un autor para todos los paladares, pero sí, lo recomiendo si se quiere descubrir a un escritor distinto y muy peculiar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …