Ir al contenido principal

Niñas humanas


     El señor Weston advirtió la presencia de una niña a la que, al salir de una curva muy cerrada, atropelló inseperadamente. Miró el sitio donde yacía tendida y le pidió que se levantara y volviera corriendo a su casa, y así lo hizo ella, risueña, sin parecer mada afectada por el percance. Este ligero incidente, sin embargo, le soltó la lengua a Michael.
     -Una niña humana -dijo- es una criatura puesta en un plato para que el tiempo se alimente de ella. Lleva ligas, vestidos y enaguas, y más adelante volantes y cintas rosas. Sale de paseo el séptimo día de la semana y suspira al encontrarse con unos pantalones de domingo. Se encuentran, se abrazan y se divierten tanto como pueden durante escasos años, y luego enferman y descienden a los muertos.
     -¿Y qué hay de malo en ello? -preguntó el señor Weston, conduciendo con cautela la camioneta al doblar una esquina.
     -Nada, señor, de lo que tenga yo conciencia -respondió Michael alegremente-, pues la humanidad no es sino un elemento cambiante, en constante movimiento, estremecido y turbado como el mar, arrasado por todos los vientos y arrastrado por todas las mareas.

(T. F. Powys, El buen vino del señor Weston. Ediciones Alfabia, 2014. Traducción de Gaizka Ramón)

Comentarios

  1. El texto da escalofríos.

    ResponderEliminar
  2. Powys es un escritor intrigante.

    ResponderEliminar
  3. Recomienda la lectura completa de este libro?

    ResponderEliminar
  4. Powys no es un autor para todos los paladares, pero sí, lo recomiendo si se quiere descubrir a un escritor distinto y muy peculiar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.